Tendencias

Construcción hacia arriba

 
Martes 25 Febrero, 2014
Enviar

El sector de la construcción en Centroamérica está mostrando signos de recuperación, por lo menos en cinco países.
 
En Nicaragua, la industria ha crecido a una tasa anual de no menos del 12 por ciento en los últimos dos años, como parte de un fuerte crecimiento económico en general, que incluye un aumento del 17 por ciento en la inversión extranjera directa el año pasado, en comparación con 2012.
 
Un propuesto canal interoceánico, cuya construcción está programada para comenzar antes de que finalice el año, supondría un enorme mercado para los servicios de construcción, en parte por el proyecto en sí, así como por las viviendas para el personal involucrado.
 
Los ambientalistas locales y extranjeros han expresado serias preocupaciones acerca del proyecto, pero las consideraciones económicas pueden prevalecer en el país más pobre de América Latina.
 
El sector de la construcción residencial de Costa Rica crecería hasta en un 10 por ciento este año, principalmente como resultado de un acceso más fácil al crédito.
 
En un país con los costos de interés a menudo volátiles, la oportunidad de obtener una hipoteca con tasas en moneda local, fijas para hasta diez años, a tasas menores del 10 por ciento, ha sido un estímulo para los compradores.
 
En comparación, las tasas de hace un año eran cerca del 20 por ciento, mientras que los términos fijos eran más cortos.
 
El inmobiliario panameño por su parte puede estar convirtiéndose en una burbuja, ya que contribuyó con cerca de $2 mil millones a la economía nacional el año pasado, en comparación con sólo $500 millones hace diez años.
 
Por otro lado, la inestabilidad política continua en varios países latinoamericanos, atrae un volumen importante de inversión extranjera hacia Panamá, de la cual, una gran parte se invierte en las torres residenciales, así en los centros comerciales en el área de la capital.
 
Mientras tanto, el sector público continúa con un programa de grandes obras, incluyendo una nueva sección del Canal, que se inaugurará el próximo año, así como el metro de la Ciudad de Panamá, el primero en América Central y que comenzará a funcionar en abril.
 
En Honduras, un nuevo programa espera estimular las obras públicas mediante la licitación de contratos al postulante más competitivo, independientemente de si el proyecto implica la concesión a una empresa privada, una administración de parte del estado con fondos públicos, o una combinación de ambos métodos.
 
Guatemala también ha experimentado una reactivación, debido principalmente a un panorama fiscal más fuerte, y las mejores relaciones entre contratistas y desarrolladores.
 
Por otro lado, El Salvador, desde hace varios años sufre de un crecimiento lento crónico, como resultado de una combinación entre la falta de confianza por parte de la comunidad empresarial en un gobierno percibido como de izquierda, y un alto nivel de violencia.