Sábado 25 septiembre 2021

Logo Central America Link

“Voces Vitales” impulsa a la mujer empresaria

Jueves 12 enero, 2012


HONDURAS/ La Prensa - La antigua y beneficiosa noción de mentor y aprendiz es todavía válida hoy en día, y en el mundo de los negocios, en especial en el de los pequeños negocios, resulta invaluable. Esta noción es la misma esencia del programa Voces Vitales.

Este programa, cuyo origen se traza hasta la ex primera dama y actual secretaria de Estado de los Estados Unidos, Hillary Clinton, nació con la idea de ayudar sobre todo a mujeres emprendedoras para recibir ese empuje que les hace falta para lanzarse a la aventura de un negocio.

En San Pedro Sula, el programa es coordinado por la Fundación Hondureña de Responsabilidad Social Empresarial, Fundahrse.
Ruth Caballero, coordinadora del programa, explica de lo que se trata. “Son mujeres que trabajan en grandes empresas, las cuales hacen el papel de mentoras las que se contactan con mujeres de pequeñas empresas, que son las aprendices y las visiten semanalmente para que conversen sobre diversos temas relacionados con la administración del negocio”.

Con este arreglo, la mentora comparte sus conocimientos y experiencia, aconseja a la aprendiz, potencia sus fortalezas y le ayuda a corregir o resolver los problemas que pueda enfrentar en su emprendimiento.

Caballero subraya que los dos requisitos más importantes para entrar en el programa Voces Vitales, son, ser mujer y ser empresaria.

El programa fue lanzado en San Pedro Sula el pasado 12 de octubre y cada ciclo tiene una duración de aproximadamente 3 meses. El primer ciclo del programa termina el próximo 22 de enero, mientras que el siguiente comienza en marzo, por lo que la coordinación del programa prepara la lista de quienes servirán como mentoras así como de aprendices.

Roberto Leiva, presidente de Fundahrse, explicó que en el proceso de selección se procura en parejas mentoras y aprendices que trabajen en rubros similares, lo que facilita la comunicación y el entendimiento entre las participantes. Leiva agrega que la participación en Voces Vitales no supone ningún costo para las microempresarias, si bien el cupo está delimitado a diez participantes por ciclo.

Sin embargo, si una emprendedora no logra ingresar en un determinado ciclo, puede ser puesta en una lista de espera para ser considerada en los ciclos subsiguientes. Aunque no se considera imprescindible pertenecer a una asociación del gremio de micro y pequeña empresa, el hecho de estar afiliada a una de estas organizaciones ayuda un poco.

Caballero agrega que además de juntar a la mentora con su aprendiz “se les da capacitación, material y métodos para manejar la mentoría a fin de sacarle el máximo beneficio”.

La finalización del programa al cabo de tres meses, no significa que hasta ahí termina la relación. “De lo que se trata es que no sean sólo tres meses sino que haya una relación un poco menos frecuente, pero a más largo plazo”, comentó Leiva.

De esa forma, el programa Voces Vitales contribuye a impulsar a la mujer microempresaria para montar y mantener negocios que resulten exitosos.

Fuente: La Prensa