Sábado 25 enero 2020

Logo Central America Link

Café: Bajos precios dejan mal sabor

Martes 03 septiembre, 2013


Para los productores con dinero, éste puede ser un buen momento para comprar o asociarse con varias pequeñas plantaciones centroamericanas, que enfrentan una triple amenaza.

Por un lado, la "roya del café" - un hongo - durante los últimos dos años ha destruido tanto como un tercio de la cosecha de la región, lo que eleva los costos.

Al mismo tiempo, el aumento de la producción en Brasil, Colombia y Vietnam, ha hecho bajar el precio.

La tendencia de algunos importantes mayoristas, de añadir una mayor proporción del café barato tipo Robusta a sus mezclas, también ha deprimido los precios.

El café Arábica de alta calidad - el único tipo producido en América Central - actualmente se vende en los mercados internacionales en $3 el kilo, frente a $6 en 2011.

Se tarda tan solo dos años de un arbusto para recuperarse del hongo, que destruye las hojas y los granos, pero que deja intactas las raíces y las ramas.

Por otro lado, algunos productores - especialmente los pequeños - tendrán dificultades para sobrevivir con un ingreso reducido, por no mencionar el costo de tratamiento de las plantas enfermas.

Centroamérica es el segundo mayor productor mundial de café Arábica, con 13 millones de fanegas, o bolsas de 60 kilos.

Con 39 millones de fanegas, Brasil es el mayor productor, con más de un tercio de la producción de todo el mundo, seguido por Colombia en 9 millones.

Entre los distintos países de la región, Honduras producirá este año cerca de 5 millones fanegas.

La roya no se espera que afecte a la cosecha hondureña en más de un 5 por ciento.

Sin embargo, una de cada tres plantas nicaragüenses fue destruida por el hongo, mientras que el daño en Costa Rica se estima en un 13 por ciento.

La Organización Internacional del Café, y la división de las Naciones Unidas para la Alimentación y la Agricultura, junto con varias instituciones no gubernamentales, dicen que están trabajando en formas de combatir la roya.

Algunos productores centroamericanos quizás no podrán esperar.