Jueves 23 septiembre 2021

Logo Central America Link

Diplomacia, “fatalismo geográfico” y culto personal

Martes 03 enero, 2012


Onofre Guevara López
El Nuevo Diario, Nicaragua

Las expectativas creadas en torno a la posible escasa presencia de dignatarios extranjeros en la toma de posesión de Daniel Ortega, están inspiradas en la evidente falta de transparencia de las elecciones --reflejada en los informes de observadores propios y extraños, más el testimonio del electorado--, están provistas de sus respectivas tendencias política-ideológicas. Y se hace mucho énfasis, como causa de ese supuesto tropiezo diplomático, en la candidatura de lesa Constitución del presidente saliente e ilegal entrante.

Si se hiciera obvia la ausencia de muchos gobernantes el 10 de enero, no sería obra de un milagro. Pero si, a pesar de de todo se produjera una numerosa concurrencia, solo se haría evidente la tendencia diplomática a no entrar en conflictos por pecados políticos de los cuales no todos los gobernantes están libres.

Motivado por la importancia que tiene el no reconocimiento externo del gobierno reelecto ilegalmente, hay un repunte de la ilusión de que solo la injerencia de los Estados Unidos podría impedirlo.

Esa idea margina la voluntad nacional en vez de asumirla, ante todo, por la endeble situación institucional en que ha dejado al país el fraudulento proceso electoral. Hacer ver al mundo que este gobierno no es merecedor del reconocimiento internacional, corresponde a los nicaragüenses.

Leer más...