Sábado 25 septiembre 2021

Logo Central America Link

Economía y seguridad en 2012

Miércoles 04 enero, 2012


Joaquín Samayoa
La Prensa Gráfica, El Salvador

Mientras no encaremos y resolvamos lúcidamente estos asuntos de orientación y estrategia vamos a seguir peleándonos por migajas y despojos.

No hace falta tener la inteligencia de Albert Einstein para saber que es muy cierto lo que dicen que él dijo: haciendo lo mismo no se consiguen resultados diferentes. Dicho en clave de los problemas que más agobian a la mayoría de salvadoreños, seguirá en 2012 la escalada de criminalidad y el estancamiento económico, a no ser que haya un cambio real de mentalidad y estrategia.
El gobierno de una nación no se asemeja a una escuela de párvulos, donde tiene algún sentido premiar el esfuerzo de los niños aunque no sean capaces de aprender las vocales o los números del uno al diez. En el gobierno lo único que cuenta son los resultados. No es que a los ciudadanos nos falte comprensión de la magnitud o de la complejidad de los problemas, sino que la buena voluntad y el empeño de los funcionarios públicos, por grandes que sean, no son suficientes para merecer una medalla o una carita feliz.

En lo que concierne al desarrollo económico, las medidas de gobierno y las reacciones que estas suscitan suelen pasar por alto las preguntas y las decisiones más fundamentales. Nos ha hecho falta tomar al toro por los cuernos y responder con suficiente claridad la pregunta por la naturaleza y los fines del Estado.

¿Nos conformamos con un Estado asistencialista, que agota su propósito y sus recursos en paliativos para las masas de gente históricamente marginadas, sin pretender realmente levantarlas de su miseria y hacer posible que se valgan por sí mismas? ¿O aspiramos a construir un Estado que garantiza la justicia pero lo hace sin frenar los dinamismos económicos, creando condiciones para el despliegue de la creatividad y el esfuerzo de todas las personas?

Leer más...