Martes 20 agosto 2019

Logo Central America Link

El dinero y la marca del capital

Viernes 10 diciembre, 2010


Víctor Ayala G.*
El Nuevo Diario, Nicaragua

De todo lo que se ha dicho en Nicaragua en los últimos años, entonces el Gobierno actual, mejor dicho el FSLN, es gobierno capitalista porque no ha hecho nada por devolverles a sus ciudadanos los bienes que le fueron quitados como la Energía Eléctrica (a 10 años de Unión Fenosa), el Transporte Público (a 20 años de los Parrales Vallejos)... Y todos los bienes y servicios públicos que deben ser, precisamente “públicos”.

China es capitalista por donde se vea. Venezuela es capitalista por donde quiera. China, al igual que Venezuela, compra plantas nucleares a Rusia y sus mayores negocios los tienen con Estados Unidos. En el orden, el mayor déficit de la Balanza Comercial (que son las Exportaciones menos las Importaciones de un país) de Estados Unidos son: China, México, Canadá, Venezuela.

¡Asústense!, China tiene la mejor Balanza Comercial del mundo con un saldo a su favor de 368 mil 200 millones de dólares y Estados Unidos la peor con saldo negativo de -568 mil 800 (2008). En términos bien claros: China es ahora el mejor exportador (vendedor) de bienes y Estados Unidos el mejor comprador porque han destinado su economía a más de servicios.

Es deshonroso venderles a los ciudadanos de un país una idea que existe solo en palabras pero no en la realidad. Lo mismo ocurrió con el PRI de México y su famosa “primera gran Revolución Social en el continente”. ¿Cómo quedaron?, Carlos Salina de Gortari y sus funcionarios como corruptos.

En China convergen la mayoría de empresas de países del G8 y G20 porque tienen enormes negocios como compradores y exportadores. Solo observar el comportamiento de la moneda china, el Yuan, metidos los chinos en una guerra de divisas ¿Por qué no equiparan el Yuan con el dólar capitalista?, porque simplemente las exportaciones chinas se ven disminuidas y su producción desvalorizada, entonces para ellos es mejor mantenerlo a un nivel bajo pero controlado respecto del dólar y el euro, las dos monedas fuertes del capitalismo contemporáneo.

Leer más…