Martes 24 noviembre 2020

Logo Central America Link

Estados Unidos: Reforma migratoria

Miércoles 08 mayo, 2013


Más inversiones de empresas estadounidenses en Centroamérica y México, significarían ganancias para los inversionistas y trabajo decente para los mexicanos y centroamericanos, que se quedarían en casa.

Estados Unidos se beneficiaría, si creara la oportunidad para muchos centroamericanos y mexicanos de adquirir la ciudadanía. E independientemente si hiciera o no eso, debería haber un Plan "B".

Como parte del debate actual en Washington, algunos críticos dicen que estos futuros inmigrantes costarían una fortuna en los pagos de asistencia social.

Pero pocos guatemaltecos, hondureños y salvadoreños, dejan a sus familias y amigos; corren el riesgo de ser sacudidos por los gangsters en el camino; emprenden un difícil cruce de la frontera e incluso - en algunos casos - se arriesgan a morir en el desierto americano, con el fin de recibir esos pagos.

Otra preocupación es la supuesta falta de equidad: si aprovecharan las reglas favorables, los mexicanos y centroamericanos tendrían una mejor oportunidad de convertirse en ciudadanos de Estados Unidos, que los potenciales inmigrantes de otras partes del mundo.

Es cierto.

Sin embargo, América Central, México y Estados Unidos son vecinos, y los vecinos suelen hacer un esfuerzo especial para cooperar.

En cualquier caso, la alternativa es la construcción y el mantenimiento de una masiva barrera fronteriza.

La imagen de una muralla, cuyo propósito es excluir a los trabajadores pobres, enviaría un espantoso mensaje de relaciones públicas a América Latina.

Además, una barrera tal costaría miles de millones de dólares, los cuales podrían ser gastados mejor.

La mayoría de los mexicanos y centroamericanos, emigran a Estados Unidos, para ganarse la vida.

Si contaran con empleos decentes en América Central y México, se quedarían en casa.

Por eso, el Plan "B" consiste en Estados Unidos quitándole una parte del presupuesto de los fiscales, los abogados y los guardias de las cárceles y usar este dinero para fomentar la inversión productiva.

Los estadounidenses cada día tiran miles de millones de dólares en una gigantesca mesa de ruleta financiera: acciones, oro, bonos, futuros, sell long, sell short...

Con un mayor incentivo, los estadounidenses estarían motivados para invertir de forma productiva en México, Guatemala, El Salvador y Honduras.

Si construyeran empresas decentes en la región, tendrían un buen rendimiento.

Mientras tanto, las personas que trabajan en esas empresas, se quedarían felizmente en casa.