Lunes 22 julio 2019

Logo Central America Link

Gobierno vs dirigencia Ngäbe-Buglé

Martes 07 febrero, 2012


Roberto Díaz Herrera
La Estrella, Panamá

Al sexto día de parálisis de la vía Panamericana en la zona comarcal indígena entre Chiriquí y Veraguas, el no entendimiento del sector dirigencial Ngäbe Buglé con el Ejecutivo, plantea hasta primeras horas de la tarde del sábado 4 de febrero, alguna solución extrema, que la tendrá que tomar el gobierno, ante las presiones de distintos grupos sociales, más los económicos tocados en sus bolsillos.

Las declaraciones del presidente Martinelli, e igualmente la posición de la contraparte nos dice que ninguno saldrá de sus trincheras, una muy refrigerada y con más armas, y la otra, caldeada, cansada y somnolienta, pero bien sazonada con la sal de la lucha reivindicativa de sabor ancestral.

La peor crisis en dos décadas, desborda lo interno; al menos dos cancillerías, la de Costa Rica y Argentina, han tocado sus timbres ante el gobierno, por tener afectaciones; en cualquier momento podría unirse Washington; en la zona del Oriente chiricano hay moradores de Estados Unidos y algunos europeos con hotelitos turísticos playeros. Serán intereses ‘chicos’, pero los gringos no dejan por fuera a ningún ciudadano en problemas. Hay enfermos graves, hipertensos sin medicinas, ancianas y niños en serios apuros, aunque los puentes aéreos gubernamentales han llevado paliativos al sector, esto dista mucho de resolver el bloqueo de alimentos, la crisis regional de combustible, leche, insumos, etc. El turismo está golpeando en las redes sociales del extranjero a los que llegue esta noticia del caos.

Los dos bandos confrontados parecen jugar una carta dual: desgastar al contrario y echarle la culpa ante la población. En estos casos, para apuntar a un análisis imparcial, debemos tomar en cuenta —ante una comarca antigua y con intuición de conejo, hábil, venado, veloz, y tigre, vigoroso, que pese a sus cansancios, están en su territorio. Ho Chi Min, Mao, Tito de Yugoslavia y Fidel no apostarían al gobierno, en una eventual ‘guerra de guerrillas dialéctica’. Pareciera de esperarse que el Ejecutivo lance sus tropas para abrir, al menos por suficientes horas, la vía internacional, favorablemente en horas nocturnas, con equipos modernizados, urgidos en normalizar las rutas de abastecimientos y salida de tantos nacionales y turistas atrapados en estos forcejeos, pese a que los puentes aéreos gubernamentales han paliado mucho. Pero tal medida dista mucho de ser la solución, para muchos afectados, en especial los productores, sin que haya un solo estrato que no esté sancionado seriamente con este impasse.

Leer más...