Jueves 23 septiembre 2021

Logo Central America Link

Hacia un 2012 con propósitos de integración nacional interna

Viernes 06 enero, 2012


Marcio Enrique Sierra Mejía
La Tribuna, Honduras

Los hondureños vivimos tiempos difíciles porque estamos recibiendo golpes generados por una infame asociación de perturbados mentales que se han organizado para aprovechar la debilidad económica que padece nuestra sociedad. Son tiempos en los que debemos procurar la defensa de los derechos del ciudadano honesto y el cumplimiento de sus deberes, de un hondureño que ha convivido con la pobreza pero que ahora tiene que sobrevivir, en medio del terror que causan los delitos asociados al narcotráfico, y la vida indigna, derivada de la extrema pobreza que resulta del liberalismo hipermoderno, que ahora promueve mercados, más allá de las fronteras nacionales y que exigen un alto grado de tecnociencia.

El hondureño bueno ahora, en la búsqueda del bienestar y la paz, marca límites y exigencias, desea compartir la tranquilidad, rescatar el poder del Estado con la regulación y el control, “solidarizar la economía”, fiscalizar los mercados e incorporar las organizaciones sociales en la instancia de la responsabilidad pública, tanto para gestionar como para fiscalizar e incentivar acciones y conductas de interés público.
Es preciso entonces, profundizar y expandir una auténtica democracia con mayor y mejor legitimidad, con más descentralización y autonomía municipal, favoreciendo la expansión del conocimiento en todo el territorio nacional, la inclusión, la justicia, la aplicación del derecho y la efectiva seguridad jurídica que propicie y amplíe el abanico de atracción a las inversiones.

En Honduras tenemos grandes necesidades pero también enormes oportunidades para una formidable integración interna: 1) un fecundo territorio; 2) agua ; 3) riquísimos recursos energéticos y minerales; 4) valiosos litorales marítimos; 5) climas variados; 6) atractivos turísticos, 7) una población buena e inteligente mayoritariamente homogénea cultural e idiomáticamente con buenas destrezas agrícolas y adecuada formación profesional aún en aquellos de menor formación; 8) una singular ductilidad de absorción e incorporación de conocimientos y técnicas, 9) ausencia de discrepancias étnicas, raciales o religiosas.

Leer más...