Sábado 23 octubre 2021

Logo Central America Link

Hacia una república ficticia y corrupta

Martes 22 marzo, 2011


Onofre Guevara López
El Nuevo Diario, Nicaragua

Daniel Ortega es el nicaragüense más consciente de la ilegalidad de su pretensión de reelegirse. A la vez, el menos consciente del daño que le está causando al país, a su orden constitucional y al pueblo que lo habita, y lo habitará aún cuando ni él ni quienes no admitimos su pertinaz y antipatriótica aspiración estemos vivos. Ortega es una antinomia viviente.

Este lío en que Ortega ha metido a la nación, incluso a su Ejército, quedó confirmado oficial e ilegalmente el recién pasado18 de marzo. Para llegar a esta situación, sus primeras víctimas han sido hombres y mujeres capaces del FSLN, que aún los hay en el orteguismo, aunque escondan sus cualidades por cobardía o detrás de su servilismo, y ellos mismos contribuyan con Ortega en  justificar su descalificación moral. 

El orteguismo siempre hizo exclusiones, Ortega ha expulsado a los aspirantes a candidatos y ha sembrado el miedo para que nadie se atreva a anteponérsele en su camino. Con ese método se permitió erigirse en candidato único y eterno. Aquí nace la diferencia entre lo que podría ser una lucha sandinista por la continuidad de su gobierno, y el continuismo de Ortega, para seguir haciendo y deshaciendo con su poder personal.

Leer más…