Viernes 17 septiembre 2021

Logo Central America Link

La salida de la crisis en España

Viernes 06 enero, 2012


Manuel Fernández V.
El Nuevo Diario, Nicaragua

1. En Islandia quebró la banca en octubre 2008. En España el Banco Central ayuda a ocultar la bancarrota. Ha invertido decenas de miles de millones de Euros en recapitalizar la banca. Los dos “test de estrés” posteriores a la crisis 2007-8 han sido acomodaticios. No se conoce el grado descapitalización de la banca, ni el estado real de sus activos. No se conoce el monto de la burbuja inmobiliaria en los activos de la banca, ni el Banco de España los obliga a sacar al mercado esos activos “tóxicos”. La banca española cumple las recomendaciones de capital TIER de la autoridad de Basilea para los bancos centrales, pero admitirlo representaría otorgar un crédito que no merece la Celestina que preside el Banco de España. La banca española, en mayor grado que la mayoría de bancos de la Zona Euro, lleva más de doce meses entubada al Banco Central Europeo y, prácticamente, marginada del mercado interbancario por falta de fiabilidad.

2. El monto de la burbuja de crédito en Islandia, en 2008, era proporcionalmente muy superior a la española respecto del PIB. Pero a medida que España ha comenzado a pagar deuda con más deuda, el monto absoluto de la deuda española está creciendo; lo que, en un contexto de recesión económica y caída del ingreso fiscal, representa que la proporción de la deuda por relación al PIB español tiende a aumentar en términos relativos. Luego, España tiende en el futuro inmediato a una situación más parecida a la de Islandia en 2008.

3. Otra gran diferencia es que la deuda externa de Islandia estaba en divisa extranjera, mientras que gran parte la deuda externa española ha sido adquirida en Euros. Esto da la apariencia de estabilidad de la deuda externa española, pero solamente mientras se mantenga en la Zona Euro. En cambio, Islandia depreció su moneda hasta un 50%, lo que multiplicó la carga de la deuda externa en Coronas Islandesas, agravada por una inflación de dos dígitos. La disciplina de estabilidad monetaria que impone el Banco Central Europeo junto a la política alemana del Euro, mantiene baja la inflación en España y con tendencia a la deflación, lo que hace una gran diferencia con la inflación islandesa. Pareciera que la situación de España se escapa de la islandesa, de momento, pero todo esto es un espejismo; pues, a largo plazo, la interpretación de estos datos se invierte al tener en cuenta que el Euro español (cambio fijo de 166.386 Pesetas, tal como aparece en los extractos bancarios), referido a la oferta de bienes y servicios de la economía española por relación a la productividad, está sobrevalorado respecto del Euro alemán (cambio fijo de 1.95583 Deutsche Mark).

Leer más...