Jueves 26 noviembre 2020

Logo Central America Link

Rebeldes colombianos: petróleo y paz

Lunes 31 marzo, 2014


La paz en Colombia sería buena para las compañías petroleras, los ambientalistas y los consumidores.

Existen dos posibilidades para la paz.

Una sería negociada.

La otra se impondría.

En un acuerdo negociado, los rebeldes de las FARC recibirían el dinero del petróleo.

Colombia en este momento está vendiendo los derechos de explotar pozos potenciales en la parte sur del país, gran parte de la cual es controlada por las FARC.

De obtener las regalías de la industria petrolera, Las FARC, podrían reducir su dependencia de la cocaína.

El gobierno colombiano en realidad no se preocupa por ese negocio.

Pero el principal aliado de Colombia es Estados Unidos, que está comprometido con la guerra contra las drogas.

Con la paz, las FARC depondrían las armas.

Podrían postularse para un cargo público.

El pasado sería olvidado.

Mientras tanto, las exportaciones colombianas crecerían.

Se reducirían los precios al consumidor.

Los ecologistas podrían fomentar la producción de gas natural, que es más limpio que el petróleo.

Colombia tiene importantes yacimientos de ambos, petróleo y gas.

El problema es el tiempo.

El futuro no paga las facturas actuales de las FARC, que hoy en día no reciben ninguna regalía petrolera.

Por ahora, la cocaína paga muchas facturas.

Si un trato pareciera poco probable, el partido de Álvaro Uribe tendría una buena oportunidad de volver a tomar el poder ejecutivo, después de las elecciones que se celebrarán en mayo.

Las negociaciones entre el Gobierno y las FARC iniciaron en 2012.

Durante su presidencia -2002-2010 -, Uribe tomó una línea dura con los rebeldes.

Muchos colombianos piensan que él tuvo éxito en la supresión de las FARC.

Uribe y sus aliados pueden tener una segunda oportunidad muy pronto.