Jueves 21 octubre 2021

Logo Central America Link

Recuperar la eternidad del instante

Lunes 07 marzo, 2011


Marcela Gereda
El Periódico, Guatemala

El capitalismo es en definitiva aceleración. Tiempos líquidos inscritos en dinámicas de arbitrariedad y falsa espontaneidad. Un impulso monstruoso que barre las fronteras del tiempo agitado por la potencia imparable del beneficio empresarial. Mientras más rápido pida uno el café, mejor, para poder pasar al siguiente consumidor. Y mientras antes desocupes la silla, todo en equilibrio

El valor de las cosas para Marx reside únicamente en el tiempo de trabajo dedicado a producirlas, incluyendo en el mismo el utilizado para obtener los factores que requiere esa producción. La medida del valor se realiza por consiguiente en unidades de trabajo con la condición de que ese trabajo sea “socialmente necesario”. 

Vivimos un tiempo líquido, nos dijo desde las páginas de su último libro el filósofo polaco Zygmunt Bauman, “en el que ya no hay valores sólidos sino volubles; en el que los modelos y estructuras sociales ya no perduran lo suficiente como para enraizarse y gobernar las costumbres de los ciudadanos y en el que, casi sin darnos cuenta, hemos ido sufriendo transformaciones y pérdidas.

Leer más…