Domingo 12 julio 2020

Logo Central America Link

Sigue el derroche en el Congreso

Miércoles 06 octubre, 2010


Francisco Cáceres Barrios
La Hora, Guatemala

De acuerdo al informe del presidente del Congreso los servicios personales al 31 de agosto del 2010 suman ya Q 212 millones, cantidad que dividida entre los 158 representantes, significa que al pueblo le ha costado per cápita Q 1. 34 millones sin contar con su propio sueldo, dietas y demás estipendios. ¿Cuándo se había visto en Guatemala que los asesores del Congreso, porque la mayoría de diputados son ineptos para el desempeño de sus funciones, del mes de mayo a agosto del presente año hayan costado dos millones y medio mensualmente? Y ¿qué decir que en el mismo período por transporte se hayan pagado más de Q 105 mil y en combustible y lubricantes más de Q 481 mil?

Mientras que en el Congreso más de Q 80 millones se hicieron humo, cosa que a los diputados ya se les olvidó, incluso a la gran mayoría de la población, la generación de leyes de efectivo beneficio para ella siguen sin aparecer. Pero los que siempre están presentes son los ujieres corriendo por todos lados para dejar en cada curul suculentos y apetitosos platillos para transformar el hemiciclo parlamentario en otro más "comedor solidario" de los que ahora tan de moda están. 

¿Es que los diputados se denigran si su compañera de hogar les prepara su lonchera para ingerir sus sagrados alimentos en la cafetería acondicionada para el efecto?, ¿será mucho pedir que cada diputado utilice como debiera ser su computadora personal en lugar de contar con un personal burocrático totalmente innecesario, peor en la actual época crítica por la que estamos pasando, para que todo ese monstruoso como ineficaz gasto se transformara en puentes, asfaltos, techos escolares o viviendas reconstruidas?

Hablando con el lenguaje que ahora acostumbran utilizar nuestros políticos, si en verdad estamos en crisis, señora diputada y señor diputado, ustedes como representantes del pueblo debieran dar el mejor ejemplo de lo que realmente significa estarlo, es decir, reduciendo cuanto gasto sea superfluo y más si resulta innecesario. Al pueblo no se le engaña, señora diputada y señor diputado, por ello, ahora es cuando debieran ejercer su función fiscalizadora en el Organismo Ejecutivo ¿No les parece?

Leer más…