Martes 21 septiembre 2021

Logo Central America Link

Un acuerdo rápido

Miércoles 25 enero, 2012


Rafael Delgado Elvir
La Prensa, Honduras

Contrario a lo esperado, las negociaciones en torno al salario mínimo condujeron rápidamente a un acuerdo entre las partes. Sin los acostumbrados enfrentamientos y puntos muertos, los representantes de los trabajadores y de los empresarios lograron un acuerdo en fijar el aumento al salario mínimo para los años 2012 y 2013. Los representantes de la industria maquiladora batieron todos los récords llegando más lejos al lograr un acuerdo que desde ya fijó el aumento al salario mínimo hasta para el 2014. En definitiva un acuerdo que políticamente le sirve al actual Gobierno que a mitad de tiempo le llueven los problemas y las críticas, pero que pudo al parecer ablandar silenciosamente y previo a las negociaciones, hasta las más duras posiciones tanto de los sindicatos como de los empresarios.

En general el ambiente estuvo marcado por las advertencias que se lanzaron sobre las dificultades en la economía mundial y la crisis en evolución. Se mantuvo el argumento de la creciente competencia de otros países de la región para atraer la inversión y la necesidad de hacer algo en contra de esa huida del capital extranjero a otros países. Y en efecto, en los mercados internacionales como el de la confección de ropa la competencia es muy dura. Participan en el mercado tanto países industrializados como países con bajos ingresos quienes luchan por mantener su participación en el mercado y conservar los empleos en sus respectivos países. Un par de centavos de diferencia en costos laborales hacen la diferencia para algunos inversionistas.

Por tanto, son muchos los países de bajos ingresos que caen en la dinámica de la competencia por exoneraciones fiscales y sistemas salariales lo suficientemente flexibles para así arrebatarle al vecino o competidor algo en materia de inversiones extranjeras directas. Para el caso, en Honduras tenemos el salario mínimo de la maquila que después de haber estado por muchos años arriba de cualquier rubro, ahora llega a los niveles de los salarios mínimos de la agricultura de subsistencia, motivado definitivamente por esa competencia. Agresiva política de competitividad le llaman algunos a lo anterior, aunque no sea precisamente eso.

Leer más...