Miércoles 22 septiembre 2021

Logo Central America Link

Un pasito adelante

Jueves 12 enero, 2012


Sergio Muñoz Bata
La Prensa Gráfica, El Salvador

Agilizar la regularización del estatus migratorio de indocumentados emparentados con ciudadanos no es la reforma migratoria ideal pero es una medida racional y humana.

Finalmente, después de una larga espera el presidente Barack Obama ha decidido dar un pequeño pero bienvenido paso adelante para cumplir su promesa de racionalizar el desvencijado sistema migratorio nacional.

La semana pasada, Alejandro Mayorkas, el actual director del Servicio de Inmigración y Ciudadanía, anunció la intención de la dependencia a su cargo de remediar una injusta regulación migratoria que obstaculiza de manera cruel e innecesaria la regularización del estatus migratorio de parientes directos de ciudadanos estadounidenses, mediante un procedimiento administrativo.

La ley de inmigración vigente dicta que cuando un pariente directo, padre, madre o cónyuge de un ciudadano, está en el país indocumentado, se puede solicitar la regularización de su estado migratorio si se somete a un complicado proceso que le obliga a regresar a su país de origen y esperar ahí por un periodo de tiempo que puede fluctuar entre los tres y los diez años. Si el ciudadano estadounidense logra probar que la separación le causaría “dureza extrema”, se puede solicitar una “exención” al castigo al que se somete a todas las personas indocumentadas, y quizá reducir un poco la espera fuera del país.

En el caso de los inmigrantes mexicanos por ejemplo, esta regulación les obliga a trasladarse a Ciudad Juárez, hoy reconocida como la ciudad más peligrosa del continente americano, y esperar ahí a que dos agencias burocráticas distintas, el Servicio Migratorio y el Departamento de Estado, resuelvan su situación.

Con la nueva propuesta, los solicitantes podrían obtener una exención provisional que les permitiría permanecer en el país, y solo una vez que su caso fuera resuelto positivamente tendrían que regresar a su país de origen a recoger sus visas de residentes. La propuesta es sencilla, clara, justa y obligada.

Leer más...