Lunes 26 octubre 2020

Logo Central America Link

Una forma de consagrar el vicio

Lunes 12 marzo, 2012


Oscar Clemente Marroquín
La Hora, Guatemala

El gobierno entregará hoy el paquete de leyes contra la corrupción que nos parece absolutamente necesario para regular cuestiones como el enriquecimiento ilícito y para darle colmillos a la Contraloría General de Cuentas de la Nación para que pueda cumplir mejor con sus obligaciones constitucionales. Sin embargo, es de lamentar que en el mismo paquete vaya, para beneplácito de los diputados y especialmente de los gobernantes nacionales y locales que han usado esa viciada práctica, la ley para regular los fideicomisos públicos que pasa por alto la naturaleza misma de la institución que nada tiene que ver con el ejercicio de la función pública.

Los fideicomisos empezaron a usarse como una mañosa maniobra para evadir cualquier control sobre el gasto público. El pretexto era la agilización de las compras y contrataciones, pero el objetivo era manejar el dinero del Estado mañosamente, con premeditación, alevosía, ventaja, nocturnidad y espíritu de suciedad. En otras palabras, todas las agravantes habidas y por haber en materia de corrupción están en el uso de los fideicomisos que se han generalizado al punto de que ni siquiera se puede llevar un registro completo de los mismos. La Contraloría da una cifra, el Ministerio de Finanzas otra y fuentes de la sociedad una distinta, porque son tan turbios que ni siquiera están todos debidamente registrados.

Leer más...