Sábado 18 septiembre 2021

Logo Central America Link

Vuelta atrás

Viernes 27 enero, 2012


Danilo Arbilla
La Prensa, Honduras

El 2012 nos recibió galopando hacia el pasado. ¿A quién se le iba a ocurrir que aquella iniciativa de hace más de una década de Alberto Fujimori de desconocer el sistema interamericano de justicia y de defensa de los derechos humanos o de aceptarlos solo para lo que le convenía, podía replantearse?

Y sin embargo aquí estamos, con un Chávez que desconoce los dictámenes de la Corte Interamericana e ignora a la Comisión de Derechos Humanos y a un Rafael Correa empecinado en quitarle fuerza a los jueces interamericanos y muy especialmente en tratar de hacer desaparecer o por lo menos neutralizar a la Relatoría de la Libertad de Expresión de la OEA. Y esto porque el autoritario gobernante ecuatoriano no soporta que la Relatora, la colombiana Catalina Botero, tan elegante y buena moza como firme e intransigente vigilante de la vigencia de la libertad de expresión, le diga “que está desnudo”. Esto es, que le llame la atención por sus continuas violaciones a la libertad de prensa.

Hace unos días el Comité de Protección de Periodistas de New York (CPJ por sus siglas en inglés) escribió al Secretario General de la OEA, José Miguel Insulza, que para ciertas cosas se muestra indolente, reclamándole que repudie esos ataques. En su misiva a Insulza el CPJ le hace saber de su “creciente preocupación (por) la ofensiva lanzada por el gobierno de Ecuador que tiene como objetivo el debilitamiento del sistema interamericano de derechos humanos, un esfuerzo que, de tener éxito, -dice- podría representar un serio golpe contra la libertad de expresión en el hemisferio”. Respecto a la función concreta de la Relatoría resalta que ésta “ durante más de una década, ha contribuido al avance de la libertad de prensa…” en que “… ha hecho hincapié en la necesidad de acabar con la impunidad en crímenes contra la prensa, ha denunciado censura gubernamental, ha liderado campañas para la eliminación de leyes de desacato y difamación y ha promovido el acceso a la información”. Finalmente el CPJ exhorta al Secretario de la OEA “para que apoye plenamente el trabajo de la CIDH y su Relatoría Especial para la Libertad de Expresión al denunciar públicamente cualquier intento de los Estados miembros que tengan como objetivo el debilitamiento de estas instituciones”. “Su legado como defensor de derechos fundamentales -le advierte- está en juego”.

Leer más...