Domingo 15 diciembre 2019

Logo Central America Link

¿Capitalismo, socialismo o socialdemocracia?

Lunes 06 septiembre, 2010


Cornelio Hopmann
El Nuevo Diario, Nicaragua
 
Lejos de comenzar un debate serio sobre un modelo de desarrollo productivo con bases propias en Nicaragua, pululan por todos lados propuestas de nostalgia, sea hacer ahora lo que no se hizo hace décadas atrás, sea imitar lo que en otros países se comenzó a hacer décadas atrás.
 
Hay ancianos, queriendo repetir las experiencias de su juventud, como cuando el boom del algodón creó una incipiente industrialización, ahora colapsada por el fracaso ecológico-económico del cultivo del algodón. Otros se remontan en tiempos coloniales aún más lejos, cuando documentado Nicaragua proporcionaba granos básicos y ganado a toda Centroamérica. Tampoco presentan mucha novedad propuestas de competir contra el mundo por los salarios más bajos en la maquila, donde los países asiáticos fácilmente nos ganan cualquier competencia.
 
De hecho la combinación de los dos últimos predomina, puesto que salvo maquila, exportamos hoy los mismos productos como se hacía a finales del siglo XIX. Como alternativa, más de cerca en el tiempo, algunos proponen superar a la carrera a Costa Rica, cuya industria de servicios y productos tecnológicos es resultado -me consta- de un procesos sistemático iniciado a finales de los años 80, proceso de lo cual Nicaragua se desvinculó -de nuevo me consta- a inicios de los años 90, cuando en ciertos aspectos ambos países estaban muy cerca todavía.
 
Curiosamente no se ha tomado nota que por sus exportaciones agrícolas no-tradicionales, desarrolladas en apenas una década y con mano de obra casi 100% nicaragüense, Costa Rica supera aún sus exportaciones tecnológicas más que duplicando el monto de las exportaciones agrícolas tradicionales de Nicaragua. Proclamando que Nicaragua sea un país de vocación agrícola-forestal, acá se cierre carreras universitarias vinculadas con el agro, mientras allá prosperan 3 universidades –la pública UNA, las privadas CATIE y Earth University- dedicándose casi en exclusivo a lo agro-forestal.
 
En resumen, algo serio “qué cómo producir para quién” tomando en cuenta las fortalezas, debilidades, oportunidades y amenazas específicas de Nicaragua no hay. En su lugar hay argumentos sobre cuál modelo político más le convendría a Nicaragua, un debate algo estéril al carecer de una base sustancial-material, más aún cuando es más batalla de consignas que de ideas.