Lunes 16 septiembre 2019

Logo Central America Link

¿Democracia o dictadura, en cuál vivimos?

Jueves 16 febrero, 2012


Víctor Manuel Caicedo Atencio
Prensa.com, Panamá

Antes de llegar a una conclusión al respecto, creo prudente ver el significado de ambas palabras. La Enciclopedia de Salvat (2004) define democracia como el sistema político basado en el reconocimiento del principio de que toda autoridad emana del pueblo, y que se caracteriza por la participación de este en la administración del Estado. Garantiza las libertades básicas del individuo (expresión, reunión, asociación, etc.) así como la libre elección para los cargos de gobierno.

Dictadura, según esta obra, es aquel gobierno que en un país impone su autoridad, violando la legislación anteriormente vigente. Agrega que la dictadura, por oposición al régimen democrático, se caracteriza por la ausencia o la inoperancia de una Constitución que garantice la seguridad jurídica de los ciudadanos y establezca un equilibrio entre los poderes del Estado.

Luego de lo anterior, creo oportuno mencionar que antes de la invasión todas las fuerzas vivas, contrarias al régimen militar, acusaban a la actual Constitución de inoperante, que concentraba mucho poder en el Ejecutivo, que no garantizaba la seguridad jurídica de los ciudadanos, que no establecía un equilibrio entre los poderes del Estado, entre otras cosas, pero ninguno de los gobiernos “democráticos” postinvasión hizo algo por cambiarla, por lo que podríamos decir que tras la invasión hemos vivido con una Constitución de corte dictatorial, esto teniendo en cuenta el significado de dictadura, antes visto.

El Gobierno dice que todas las acusaciones de concentración de poder, de intromisión en el Órgano Judicial y de control absoluto de la “Asamblea Nacional”, debido al transfuguismo, sin mencionar las de corrupción, son acusaciones falsas de una oposición frustrada. Esto me recuerda a Noriega, quien a pesar de saber que todo el país estaban en su contra, se autonombró jefe de Gobierno.

Ya ese temor del común de los panameños, de que no vivimos en democracia, trascendió las fronteras de nuestro país y nuestras propias esferas, cuando el Presidente del Tribunal Electoral, “advirtió no solo de la crisis que agobia al sistema democrático panameño, sino del peligro de estar en camino hacia un posible fraude electoral en las próximas elecciones”.

Recordemos que la democracia es un sistema político basado en que toda la autoridad emana del pueblo, por lo que los políticos deben responder al mismo y no lo contrario.

Leer más...