Viernes 30 julio 2021

Logo Central America Link

¿El regreso de la estanflación?

Viernes 26 noviembre, 2010


Álvaro Vargas Llosa
Elsalvador.com, El Salvador

Estamos ingresando a una era de alta inflación a juzgar por el masivo crecimiento de la oferta monetaria en Estados Unidos, Europa y Asia, y la obstinación de los banqueros centrales que insisten en que el alto desempleo exige que se fabrique aún más dinero. 

La última vez que el mundo pasó por un período similar fue en la década de 1970. El término que definió a esa época fue "estanflación". En dos palabras, la estanflación fue el resultado de una recesión causada en parte por los estratosféricos precios del petróleo, seguida por la decisión de imprimir toneladas de dinero con la esperanza de inflar la economía para acabar con el desempleo. 

Así, la estanflación no fue tanto el resultado de los precios del petróleo como el resultado de la respuesta monetaria al estancamiento que los altos costos de la energía habían ayudado a causar. La inflación sencillamente añadió un nuevo mal a una situación grave. Lo que sucede hoy no difiere mucho, en lo básico, de aquello. La respuesta a la alta tasa de desempleo causada por la recesión ha sido el aumento masivo de la oferta monetaria. Desde el final de la burbuja inmobiliaria, el balance general de la Reserva Federal se ha casi triplicado en Estados Unidos, mientras que en Europa la oferta de dinero ha crecido anualmente en dos dígitos. 

En China, los datos oficiales son elusivos, pero los síntomas de la expansión monetaria se notan en el crecimiento del crédito en el último par de años: 1,1 y 1,3 billones de dólares, respectivamente, aunque la cifra real, como ha señalado James Kynge en el Financial Times, es casi dos veces más grande si tomamos en cuenta los préstamos fuera de los balances y en el mercado ilegal.

En estos días hemos tenido un anticipo de lo que se viene: las noticias de que la inflación se estaba acelerando en China generaron pánico alrededor del mundo, haciendo que los mercados financieros se derrumbasen, dando lugar a sombríos pronósticos sobre la economía mundial y generando una nueva ronda de recriminaciones mutuas entre los responsables políticos de Estados Unidos, Europa y Asia. Todos ellos son culpables de lo que se avecina porque todos ellos han inyectado enormes cantidades de dinero en la economía.

Leer más…