Viernes 18 septiembre 2020

Logo Central America Link

¿Existe la oposición?

Lunes 04 octubre, 2010


Amílcar Santamaría
La Prensa, Honduras

Entre 1958 y 1963, hasta que el golpe militar derrumbó al gobierno democrático más avanzado del siglo XX, Honduras tuvo un presidente digno de respeto y poseedor de un carisma excepcional. Ramón Villeda Morales ganó las elecciones de manera abrumadora tras un largo período de oscurantismo. Y desde que llegó al poder, no sólo promovió las libertades públicas y la innovación social, sino que hizo repetidos llamados para que funcionaran la crítica y el desacuerdo.

En una ocasión dijo públicamente que la democracia necesita de la oposición y si ésta no existía había que alentar su creación desde el gobierno. Quienes vivieron esos tiempos no ignoran que el presidente escribía comentarios con pseudónimo. Los publicaba en “El Cronista” criticando a la administración y luego, con su firma, se defendía de los ataques. 

Ese hábito, sorprendente para algunos, animó a muchos miembros del partido en la llanura, que comenzaron a publicar críticas y el clima de debates en el Congreso Nacional llegó a ser similar al de países más avanzados que Honduras. Actualmente muchos ciudadanos se preguntan: ¿Existe oposición? ¿Hay partidos políticos que luchen contra los yerros y abusos del régimen, o vivimos en una especie de marasmo en el cual el pensamiento crítico se ha ido de vacaciones?

La voz del Partido Liberal no se escucha. El Congreso ha aprobado leyes que, notoriamente, son violatorias de la Constitución y las voces disidentes han sido pocas y débiles. La izquierda marxista ha sido comprada con jugosos empleos públicos y promesas de que se les dará una participación generosa en la nueva Constituyente, ya que es un secreto a voces que el gobernante estaría encantado de modificar la Carta Magna para quedarse muchos años en el poder, como era el deseo de su predecesor. El PINU es el único que se opone a los desaguisados y, en algunos casos, la Democracia Cristiana hace lo propio. 

Desde la capital y otras comunidades empiezan a llegar mensajes de aquellos que se alzaron en contra del autoritarismo defenestrado en 2009, pues hay un creciente número de personas que sienten que el país está en peligro y que su institucionalidad está siendo bombardeada desde adentro y desde afuera. Maquinaciones tortuosas buscan debilitar y desacreditar al Comisionado de los Derechos Humanos y a la Corte Suprema de Justicia, sabe Dios con qué finalidad. Y ante todo eso ¿qué hace la oposición? Esperemos la respuesta.

Leer más…