Viernes 25 junio 2021

Logo Central America Link

¿Por qué gobiernos corporativos?

Viernes 12 noviembre, 2010


Andrés Ortiz Moreira 
La Estrella, Panamá
 
El corporativismo es una forma específica de estructura económica. Es un sistema económico de amplios alcances, bajo el cual el Estado canaliza empresas de prioridad predominantemente privada a cuatro metas; orden, unidad, nacionalismo y éxito.
 
Este sistema no es más que fascismo con rostro humano y sus objetivos son controlar las instituciones que conforman la espina dorsal de las repúblicas, como los son los movimientos sindicales, la iglesia católica y las fuerzas públicas y armadas; que una vez debilitadas o sometidas, el Estado carecería de la capacidad de movilizar resistencia frente a los designios de las finanzas internacionales y sus aliados. 
 
Esta planificación de la economía da como resultado un Fascismo Capitalista Gubernamental. Su origen se enfoca en la falta de confianza del pueblo en los partidos políticos, por su incapacidad de expresar las inquietudes y necesidades sociales ante una arrolladora evolución tecnológica y que en la búsqueda del poder se convierten en simples instancias coordinadoras, que desarrollan auténticas campañas publicitarias subliminales y engañosas.
 
La globalización empresarial de los ocho países más industrializados del mundo, obligan a los países en vía de desarrollo a convertirse en presas fáciles de la economía globalizada de empresas millonariamente rentables que funcionan al margen de las leyes nacionales e internacionales, las que requieren invertir sus dineros en empresas y corporaciones logrando; no solo injerencia económica, sino también política.
 
Para lograr sus objetivos de invertir en las famélicas economías Tercer Mundistas y es entonces que vemos crecimiento y desarrollo económico florecientes en países donde se busca la explotación de empresas estatales no rentables, pero avaladas por los gobernantes corruptos con ganancias inimaginables para proteger la inversión. Estas corporaciones actúan en contubernio con la banca local e internacional para legalizar sus actividades e inversiones.