Jueves 22 agosto 2019

Logo Central America Link

¿Qué futuro para Panamá?

Martes 07 septiembre, 2010


Eduardo A. Reyes Vargas
La Estrella, Panamá
 
Si nos basamos en actuales índices económicos, financieros, etc., todo indica que en Panamá disfrutamos de un mejor desarrollo integral que otros hermanos países. Avanzamos a otro ‘milagro económico’ como el alemán, el de Japón y España, en reciente pasado que ya están desmoronándose por varias causas en donde la corrupción intervino en alguna forma. Nuestra realidad es otra.
 
La distribución de riqueza sigue siendo lamentable. Se expresa claramente en las difíciles condiciones de vida de nuestros ciudadanos. Elevados costos de alimentación, transporte, educación, medicinas, servicios de salud, etc. La violencia en todas sus formas tiene su mayor génesis en la pobreza. Al final... muertes o discapacidades evitables en todas las edades, pero mayormente pertenecientes a nuestros estratos económicos más bajos.
 
Me preocupa el plan de inversiones de nuestro gobierno. Estoy de acuerdo con mejorar nuestras infraestructuras, en especial la educativa y de salud. ¿Pero hay realmente una planificación equilibrada de ingresos y egresos gubernamentales? ¿No llevaremos al final a nuestro país a catástrofes financieras? ¿Será un gran PRODEC o FIS? ¿Se afectará la seguridad social de los panameños, incluyendo la pérdida de pensiones actuales y venideras de jubilados y pensionados como ha ocurrido en otras naciones? ¿Quedarán las obras a medio hacer, inútiles, etc.? ¿Se malgastarán nuestros impuestos una vez más en medio de una impunidad que no castiga severamente a sus responsables públicos y/o privados? ¿Panamá quedará convertido en un gran Sarigua por el daño ambiental ante diversas concesiones destructoras del ecosistema?
 
Ojalá todo se desarrolle dentro de una verdadera democracia; se eliminen las alimañas destructoras de este sistema (el mejor experimentado en otras latitudes de Europa). Que no se transforme la actitud predominantemente pacífica (Mahatma Gandhi) de los panameños, por impotencia y desesperación ante lo vivido, en una conducta de violencia (Osama bin Laden). Recientes incidentes están demostrado esto último.