Viernes 18 junio 2021

Logo Central America Link

¿Quiero ganar más? A producir más y con eficiencia

Martes 09 noviembre, 2010


Ricardo  Esmahan
Elsalvador.com, El Salvador
 
La productividad y eficiencia del trabajador debe ser estimulada para que la producción se incremente y que por lo menos se mantengan los niveles de rentabilidad. Un tema de mucha polémica se ha dado sobre el acomodo de la jornada laborar a las realidades productivas y de competencia que en la práctica, con una economía abierta, van más allá de la tradicional jornada laboral de 8 horas. Las personas que producen y generan riqueza, señalan que cuando el trabajo a realizar demanda contratar mano de obra por hora, debería considerarse jornadas que sean menores de la jornada de 8 horas al día y se permita flexibilidad .
 
Esa limitante en la flexibilidad de la jornada laborar tiene un contexto: el estancamiento en el crecimiento resultante de la crisis económica. Algunos sectores reportan saldos rojos y otros ya lograron un incipiente crecimiento a base de trabajo y sacrificio. La política de salario mínimo debe evitar castigar a estas unidades productivas. No se les puede asignar mayor carga de la que pueden soportar.
 
Analistas afirman que un aumento al salario mínimo provoca alza al costo de la canasta básica, al crear mayor demanda. Otros argumentan que el alto costo de la canasta básica es la justificación para aumentar el salario mínimo. Se debe considerar también que modificar estas políticas puede resultar equivocado si sólo atienden los síntomas de corto plazo y no son sostenibles. Si bien los ingresos tributarios aumentaron en $ 92 millones en el primer semestre del 2010 con respecto al cierre del 2009, este aumento estuvo por debajo de lo programado. Y estos ingresos tributarios se formaron con $60.5 millones de las importaciones de petróleo y de $24.3 millones del impuesto sobre la renta.
 
Sin embargo al entrar al detalle de la recaudación, por ejemplo, se observa que el pago a cuenta cayó -2.5%, es decir, una reducción en las ventas de $212 millones en el primer semestre, lo que equivale al 1% del PIB. Los salarios sujetos a la retención redujeron su aporte a la recaudación en -2.1%, a nivel de sueldos de planilla, aquí la pregunta es si existen menos empleos. Y el IVA cayó su recaudación en -0.8%. Esta menor recaudación sugiere que la economía no ha crecido en línea con lo esperado.