Martes 20 agosto 2019

Logo Central America Link

10 Principales causas del fracaso de un negocio

Miércoles 07 julio, 2010


Como emprendedor te conviene conocer y comprender cuales son para actuar con mayor sabiduría a la hora de construir tu empresa.
 
No tener una estrategia de ventas. Muchos emprendedores comienzan sus empresas con mucho entusiasmo, excelentes productos o servicios y hasta un buen respaldo financiero, pero olvidan que para tener éxito se necesita saber vender y vender con efectividad.  Consejo: Si no te consideras un vendedor nato que haga este trabajo, asegúrate de contratar a los mejores vendedores.
 
Hacer uso indiscriminado de sus tarjetas de crédito Sabemos que una tarjeta bien utilizada puede ser una excelente herramienta para apalancar un negocio aprovechando el crédito bancario.  Pero una tarjeta fuera de control puede ser la fórmula perfecta para inflar los costos y enredarse en las deudas.  Consejo: utiliza tus tarjetas de crédito únicamente para gastos ocasionales, viajes o gastos que puedas pagar inmediatamente
 
No contar con un presupuesto mensual de gastos.  El manejo desordenado o la omisión de un presupuesto de gastos mensuales puede ser un factor de riesgo para tu negocio.   Hacer compras a ciegas, realizar gastos a discreción o excederse en los rubros estipulados para cada propósito pronto pondrán a tu negocio en la cuerda floja.  Consejo: Elabora un presupuesto de gastos mensuales y apégate disciplinadamente a él pues esta será tu guía para una inversión inteligente.
 
Excesivos costos de local u oficinas.  No considerar las variaciones del mercado de acuerdo a diferentes épocas o el comportamiento del consumidor pueden incidir severamente sobre tus costos y afectar tu empresa.  Consejo: a la hora de elegir un local comercial debes hacer un estudio a conciencia que te permita obtener una estimación de costo-beneficio que realmente te represente ganancias.  
Propietarios sin salario. Suelen gastar más de lo que ingresa, hacen gastos excesivos, compran cualquier cosa que se les viene a la mente sin consultar el presupuesto.    Consejo: como propietario debes asignarte un salario que vaya acorde al crecimiento de tu empresa.   Pretender ganar más de lo que tu empresa genera es una ilusión que dura muy poco tiempo.
 
Mal manejo de la cartera de créditos.  Vender al crédito es una excelente herramienta que promueve el crecimiento de las empresas, pero éste debe ser concedido dentro de los límites de tu capital y del crédito que tus mismos proveedores te conceden.  Consejo: asesórate adecuadamente acerca de cómo manejar inteligentemente tu cartera de créditos para mantener los límites y asegurar que esta será una estrategia de beneficio y no lo contrario.
 
Nómina de personal innecesaria.  Desde el inicio, debes ser muy cuidadoso e inteligente al momento de contratar personal.  Debes evaluar tu capacidad de contratación así como las condiciones laborales que ofreces de acuerdo a las leyes que existen en tu ciudad y evitar que tu nómina crezca indiscriminadamente o que tus salarios estén fuera del mercado.  Una nómina mal manejada o exceso de personal puede acabar con tus utilidades.  
 
Abusar de los créditos bancarios.  Los préstamos pueden ser buenos siempre que estén bajo control y que se utilicen para inversiones que retornen en un buen porcentaje lo suficiente para pagarlos y además obtener beneficios para el negocio.  Sin embargo, cuando te excedes en la solicitud de préstamos o utilizas mal el crédito que tus proveedores te ofrecen entonces estarás llevando tu empresa a un endeudamiento del cual te puede costar demasiado salir.  Consejo: maneja prudentemente los créditos que te otorgan.  Cancela en tiempo y mantén tu buen record crediticio para cuando verdaderamente lo necesites.
 
Comodidad.  La comodidad tiene que ver con la indiferencia, con la flojera, con la falta de planificación, con la presunción de creer que las circunstancias no se pueden cambiar.   Consejo: comprométete con tu negocio y decídete a trabajar como nunca y ser el mejor en lo que haces.
 
Falta de visión.  Muchos negocios perecen por falta de visión de los líderes que los dirigen.  Consejo: tu negocio será tan pequeño o tan grande como tu quieras hacerlo. Conviértete en un visionario y trabaja sabiendo que cada paso en el presente te acerca más a tu futuro.
 
Talvez estos pasos te parezcan triviales o puede que ya los hayas escuchado antes.  Sin embargo lo importante no es solamente saberlo sino accionar para que tu negocio no sea presa de ninguno de estos factores.