Lunes 21 septiembre 2020

Logo Central America Link

2011 como oportunidad

Martes 18 enero, 2011


Harold Caballeros
El Periódico, Guatemala

Ya comentamos sobre el tema de justicia como prerrequisito para la seguridad ciudadana, en el contexto de la necesidad de un cambio profundo de las prioridades del Gobierno, a fin de alinearlas a las prioridades de los guatemaltecos. Luego, pasamos a demostrar la necesidad de una reactivación económica, que ponga especial atención a las cooperativas, a las Mipymes y al sector informal de nuestra economía.

El movimiento cooperativista guatemalteco tiene fácilmente 2 millones de miembros, quienes son grandes contribuyentes de la sociedad, pues fomentan el ahorro, otorgan créditos y se constituyen como la fuente crediticia de quienes no son sujetos de crédito bancario. Son grandes generadores de empleo y estimulan el espíritu emprendedor. 

Recientemente un amigo me dijo que en Guatemala, para hacer comercio, hay que remar el doble que en otras sociedades. Lo considero cierto, y eso me lleva a pensar en el éxito que tendríamos si el Gobierno fuese nuestro aliado, y no el obstáculo para la productividad. Pero el esfuerzo de las cooperativas no termina allí: generan toda clase de actividades beneficiosas para la población, por su eminente sentido social. Hay cooperativas de producción, servicios, ahorro y crédito; las hay educativas, agrícolas, ganaderas y abarcan todas las actividades productivas. Sin embargo, no hemos sabido poner atención a las aspiraciones y necesidades de este sector; y tampoco hemos creado los incentivos y mecanismos legales para desarrollarse.

Debemos facilitar la creación de empresas. Tanto por reconocimiento de que las micro, pequeñas y medianas empresas son el motor fundamental de la economía, como por el alto porcentaje de economía informal, que nos dice, entre otras cosas, que iniciar legalmente una empresa en Guatemala es un proceso demasiado largo, y demasiado caro; y por el otro lado, nos revela la otra cara del desempleo. A diferencia de quienes desprecian la economía informal, a mí me resulta muy esperanzador ver que el guatemalteco no vacila en salir a la calle con una caja de lustre a ganarse la vida, o decide exponer su vida para emigrar, sufriendo toda clase de riesgos, con el único fin de obtener un empleo y ganarse el pan diario para sí y para su familia.

Leer más…