Domingo 25 julio 2021

Logo Central America Link

Acosados por amenazas de impuestos

Miércoles 10 noviembre, 2010


Juan A. Valiente
Elsalvador.com, El Salvador
 
¡Qué terrible que las promesas sólo se recuerden cuando conviene! Las noticias de las últimas semanas revelan la preocupación de economistas de múltiples tendencias ideológicas sobre la situación financiera del gobierno. Con una carga crediticia por encima del 40%, que antes enarbolaba el FMLN como un máximo que no debía superarse, con una recaudación fiscal limitada y con una economía en franco deterioro, el gobierno enfrenta serios problemas financieros.
 
La inversión social y la ligereza estratégica han llevado a este gobierno a un incremento impresionante del gasto en una situación que llamaba a la mesura. Continúan entonces en el discurso mediático el tema de los impuestos, de la declaración patrimonial y el día de ayer del financiamiento de la seguridad. En los planteamientos públicos generalmente se ha buscado la cohesión social y la concertación, pero permanece la percepción de un divorcio importante entre el discurso y la realidad.
 
El verdadero desarrollo viene del esfuerzo del sector privado. No sólo de su capital, sino más bien de su iniciativa, creatividad y empresarialidad. Como bien sabemos los que hemos estado dispuestos a invertir para generar riqueza, el capital es necesario, pero se puede comenzar sin él con una gran idea. ¿Cómo vamos a mitigar los apocalípticos llamados de algunos sectores de derecha con este acoso? Al parecer sigue prevaleciendo el discurso donde los malos de la película siempre son los empresarios.
 
Presidente, lo conozco. Doy fe de su compromiso inclaudicable con la democracia y también de su capacidad de entendimiento de los graves problemas del país. Permita que entre todos construyamos las soluciones. Restaure en su discurso el respeto y la admiración por los grandes hombres y mujeres que como empresarios han contribuido al desarrollo que tenemos. Ya no es posible continuar enfrascados únicamente en las aciagas raíces de tanta pobreza. ¿Cómo no recordar también a los hombres y mujeres que han contribuido a hacer de El Salvador el país que queremos y admiramos?