Viernes 13 diciembre 2019

Logo Central America Link

Agricultura e inseguridad

Martes 10 agosto, 2010


Juan Ramón Martínez

La Tribuna, Honduras
 
Los que siguen proponiéndonos que la agricultura tradicional, nos va a permitir el crecimiento económico y el bienestar, nos están mintiendo. De la misma manera lo hacen cuando creen que volver a todo el sector rural, dependiente de una producción agropecuaria de subsistencia, es la solución estratégica para los problemas del empleo en nuestro país.
 
Pero en donde ofenden nuestra inteligencia elemental –porque los funcionarios del gobierno  se creen superiores a nosotros los peatones de la vida política– es cuando pretenden hacernos creer que la inseguridad en el agro, afectando la agricultura moderna y de exportación especialmente, nos va a traer beneficios multiplicando las inversiones.
 
Como me decía el doctor Sabillón, ningún país se ha desarrollado en los últimos cincuenta años confiando en la agricultura y comprometiendo a la mayoría de la mano de obra disponible en una actividad poco rentable; y de reducido valor agregado. Decir que en Honduras todos debemos volver al campo, es pura demagogia. Y sostener que el desarrollo del país se va a basar en esa agricultura de subsistencia, con escaso valor transformador; y sin obediencia a las exigencias de los mercados regionales e internacionales, es precipitarnos en una estrategia destinada a hacerle daño a la nación, porque sociedad que no avanza, o que, lo hace tan lentamente como nos ocurre a nosotros, se atrasa definitivamente.
 
Más bien lo que ha ocurrido –y las cifras hondureñas lo muestran en forma discreta– es que la población dedicada a la agricultura debe reducirse proporcionalmente a la tecnificación de las áreas tradicionales y a los cambios de enfoque desde la subsistencia hacia lo comercial.