Domingo 23 febrero 2020

Logo Central America Link

Al derecho y al revés

Lunes 10 enero, 2011


Juan Héctor Vidal
La Prensa Gráfica, El Salvador

Después de esa frase –que no dice mucho– hice una elaboración del porqué el crecimiento de la economía no había llegado ni al raquítico 1% que se había pronosticado al principio del año, aunque en el balance el resultado haya sido positivo en comparación con el desastroso desempeño de 2009, cuando el PIB decreció en 3.5%. Sugerí que tampoco ese repunte era un gran mérito, porque nos mantuvo a la zaga en Centroamérica y en toda la región solo superamos a Haití y Venezuela, replicándose el fenómeno que se viene observando desde hace quince años.
 
Como dicen los expertos, los motores del crecimiento siguieron apagados, lo que podría interpretarse también diciendo que el país sigue entrampado en problemas estructurales de vieja data, aunque en muchos aspectos dé la impresión de modernidad y hasta de opulencia. Una cantidad de celulares que excede con mucho el tamaño de la población, centros comerciales repletos y principales arterias saturadas de vehículos a escoger, pueden ser expresiones de buen vivir, pero que no encuentran explicación en un país que invierte poco –y por mismo no crece lo suficiente– para darse esos lujos.
 
Esa, a la que yo llamo la “otra economía”, es una expresión clara de un sistema productivo ineficiente, de una sociedad buscadora de rentas y de un “efecto demostración”, término acuñado por Duesenberry, que se aplica a aquellos hábitos de consumo que se copian de sociedades avanzadas.
 
Además, la baja productividad de todos los factores, la delincuencia desbordada y la débil institucionalidad, cuya interacción potencia las deficiencias estructurales del sistema económico, siguen allí. Estos son causa, y a la vez consecuencia, de los bajos coeficientes de ahorro-inversión, de la excesiva dependencia de los bienes importados para suplir una demanda de consumo que supera el ingreso nacional (sin duda bajo la influencia de las remesas) y la creciente tercerización de la economía. A la vez, esto incide de manera directa en la dinámica y calidad del crecimiento, haciendo más difícil la superación de la pobreza y la marginación social. Al final, todo esto se traduce en un círculo vicioso difícil de romper.
 
Leer más…