Viernes 15 noviembre 2019

Logo Central America Link

Aprendiendo de Singapur

Viernes 07 octubre, 2011


Arturo Alvarado
El Heraldo, Honduras

Hace poco tiempo, una comisión de alto nivel del gobierno visitó Singapur con el propósito de conocer su historia de éxito económico y, suponemos, tratar de emularla para llevar a Honduras por el mismo camino.

Singapur vio la necesidad de hacer un cambio estratégico cuando en 1967 el gobierno británico anunció su intención de retirar sus tropas de la isla a finales de marzo de 1971. En ese entonces estas fuerzas militares eran una fuente importante del empleo y los servicios que se le proporcionaban a las mismas contribuían en gran dimensión a su producto interno bruto. Lo anterior hizo evidente para el gobierno que se necesitaba delinear una estrategia propia que permitiera alcanzar los objetivos de acelerar el crecimiento económico y generar empleo productivo.

Aunque en estos tiempos se ha vuelto ya algo normal que el sector privado tenga participación en la determinación de las políticas estratégicas en Singapur, las raíces de este papel relevante se remontan al importante período histórico de los años 60. Como parte de su estrategia, el gobierno promovió la creación de una alianza tripartita que incluía las organizaciones obreras, la comunidad empresarial y el mismo gobierno.

Las bases de esta estrategia fueron la participación activa del sector privado y la promoción del crecimiento hacia afuera, debido a la falta de una demanda interna. Para integrar estos dos elementos se decidió atraer inversión hacia el sector de manufactura y otras industrias. La alianza tripartita le permitió al sector público visualizar los requerimientos para lograr sus objetivos, a través de las diferentes ópticas de los otros dos sectores. Por un lado promover un clima adecuado para atender los requerimientos de la comunidad empresarial y, por otro, satisfacer las necesidades del sector laboral de tener un salario justo y condiciones adecuadas de trabajo.

Para implementar su estrategia se creó el Consejo de Desarrollo Económico (Economic Development Board), que tomó el papel de promotor de inversiones en el sector de manufactura. Atendiendo las necesidades de la clase empresarial, el gobierno desarrolló la infraestructura industrial al este de la isla. Las inversiones iniciales fueron intensivas en mano de obra como textiles, ropa, artículos de cuero, ensamblaje de productos relativamente simples como línea blanca y electrónica. 

Leer más...