Sábado 24 julio 2021

Logo Central America Link

Armenia, una reina en las montañas

Martes 24 junio, 2014


 

Toya Viudes

25 de enero de 1999. Un terremoto de 6,2 grados en la escala de Richter azota el Eje Cafetero colombiano y deja enormes pérdidas humanas y materiales. Años después, Armenia, capital del departamento del Quindío, resurge con fuerza y brío, ganándose el apelativo de ‘Ciudad Milagro’ con sus nuevos barrios, hoteles, centros comerciales, parques temáticos, vías de comunicación y modernos servicios públicos.

Con una temperatura media anual de 22 °C, pasear un día cualquiera por esta ciudad es una delicia. Mi primera parada: el recién inaugurado Museo de Arte de Armenia y el Quindío (MAQUI), ubicado en las antiguas bodegas para el café de la estación de ferrocarril, un espacio que en los próximos años albergará una biblioteca, centros de conferencias y artesanía, el Instituto de la Música y el Teatro Municipal. “El tren se fue, pero nos dejó sus bodegas para expresar nuestro arte”, me cuenta la directora del museo, María Cristina Mejía, quien cuelga en las paredes de la institución la obra de artistas quindianos o vinculados a esta tierra, como el maestro Henry Villada, reconocido grabador cuyas obras, repletas de flores, guaduales y frutas, adornan calles y plazas. La ciudad las luce orgullosa junto a las creaciones de Viviana Spinosa, abanderada del arte joven local.

En 1985, el arquitecto colombiano Rogelio Salmona levantó, con su característico ladrillo rojo, el Centro Cultural y Museo del Oro Quimbaya. Hasta allí me dirijo para recorrer los patios adornados con geométricos dibujos precolombinos y canales por donde discurre el agua, y para disfrutar de una colección de piezas labradas por ese pueblo indígena.

Tras una vuelta por la Plaza Bolívar, una visita a la Catedral y unas compras en la bulliciosa y peatonal Calle 14, me refugio en el Parque de la Vida, un remanso de paz en el centro de la ciudad, en el que los guaduales –esos bosques de bambú colombiano– suenan al mecerse con el viento. Lloran, como dice la canción del compositor colombiano Jorge Villamil, porque “también tienen alma”.

Junto con los departamentos de Caldas y Risaralda, el Quindío forma parte del Eje Cafetero colombiano, recientemente declarado, por la Unesco, Patrimonio Cultural de la Humanidad. Aquí, día y noche se toma café. Yo me contagio de esta aromática cultura en La Finca La Morelia, muy cerquita de la capital y con más de 50 años de historia; me enseñan la mística y el misterio del proceso de producción del café, desde el sembrado hasta la taza.

Una visita imprescindible es el Valle del Cocora, en plena cordillera central de Los Andes, parte del Parque Nacional de los Nevados y cuyo nombre en lengua indígena significa ‘estrella de agua’. Podría utilizar adjetivos como majestuoso, bello, sobrecogedor, sublime, grandioso… pero nada definiría realmente la experiencia de encontrarme en medio de este valle, mirar hacia arriba y, con el corazón encogido y la respiración entrecortada, contemplar esas infinitas y elegantísimas palmas de cera, declaradas árbol nacional, que pueden alcanzar hasta los 60 metros de altura.

A tan sólo unos kilómetros, Salento me espera con sus puertas y balcones pintados de vivos colores, con sus artesanías de la Calle Real, las legendarias grecas para preparar café, el mirador sobre el río y unas deliciosas truchas con patacón.

Tenedor cuyabro
A la tradicional cocina con platos como la cazuela cuyabra –una reinterpretación de la bandeja paisa servida en una calabaza–, el pollo a la carreta o el fiambre envuelto en hoja de plátano, se suman propuestas novedosas como las de la chef Luz Adriana Martínez. Ella rescata ingredientes tradicionales como el chontaduro, el pipilongo, la papa de pobre, el chachafruto, la pringamosa o el coco biche en su restaurante de Calarcá, otro municipio cercano.

En la vía Armenia-Pereira, Felipe Palacio prepara parrilladas argentinas y carnes nacionales en sus mejores cortes y maduración. Su restaurante, recién inaugurado, se llama El secreto de Puerto Madero y es una locura decorativa. “Yo paro los palos, compro la basura en las cacharrerías y mi esposa lo decora”, explica Felipe entre sillas de barbero, bicicletas antiguas, estatuas y hasta un Mercedes Benz Modelo 55 que preside el comedor.

No sé ustedes, pero yo siempre imaginé el edén repleto de flores, con miles de árboles, lleno de frutas y ríos, paisajes de ensueño, casitas pintadas de colores, todo muy verde y con una deliciosa temperatura primaveral. Si, además, le ponemos al cuadro plantas de café, guadales y bananos, estamos en Armenia, este rincón del Eje Cafetero colombiano donde me gustaría quedarme para siempre.

Dato histórico
La fundación de Armenia fue el resultado de un proceso de colonización de tierras como consecuencia de las migraciones internas en las regiones colombianas, a finales del siglo XIX. Las primeras viviendas fueron enramadas de guadua, techadas con hojas de platanillo.

Clima
Clima fresco y templado con una temperatura media de 22 °C. Existen dos temporadas de lluvias que van de marzo a mayo y de septiembre a noviembre; mientras que enero, febrero, junio y julio son los meses más calurosos, cuando la temperatura supera los 24 °C.

Ruta quindiana

Sitios de interés
1. Parque de La Vida
2. Terminal de Transporte
3. Plaza de Toros
4. Plaza de Bolívar
5. Parque Sucre
6. Museo del Oro Quimbaya
7. Parque Cafetero
8. El Mirador
9. Parque La Secreta
10. Parque El Bosque
11. Catedral La Inmaculada
12. Casa Finca El Delirio
13. Antigua Estación del Ferrocarril
14. Centro Comercial de Cielos Abiertos, Calle Real

Hoteles
15. Hotel Mocawa
16. Armenia Hotel

Restaurantes
17. Bakkho
18. Dar Papaya
19. El Secreto de Puerto Madero
20. Estación Paraíso
21. El Roble

Parques temáticos
22. Parque Nacional del Café
23. Panaca, Parque Nacional de la Cultura Agropecuaria

Dormir en una hacienda cafetera
Una de las mejores ofertas de alojamiento en el Quindío son las haciendas cafeteras y las casonas tradicionales como la Finca Casa El Delirio, en el municipio de Montenegro y muy cerca del Parque Nacional del Café. El lugar conserva la arquitectura tradicional de la región y la herencia familiar, rodeada de árboles centenarios, heliconias, vistas sobre la Cordillera Central colombiana y un amable y eficiente servicio.

Millas que se acumulan desde Bogotá hacia Armenia por trayecto: desde 500 millas en tarifa Promo para un nivel LifeMiles. Para consultar las millas que se acumulan desde cualquier otro destino visita LifeMiles.com

Curiosidad
El Jeep Willys fue diseñado para soportar cargas de no más de 500 kilos, pero en el Eje Cafetero colombiano les ponen encima del techo hasta dos toneladas.

Eje Cafetero, Patrimonio Cultural de la Humanidad
El 25 de junio 2011, el Comité del Patrimonio Mundial de la Unesco reconoció el Paisaje Cultural Cafetero de Colombia como ejemplo excepcional de un entorno sustentable y productivo.

Este rincón de las montañas colombianas alberga una gran tradición y resulta un referente trascendental tanto para el país como para otras zonas cafeteras del mundo.

Este y otros artículos de destinos puede encontrarlos en www.aviancaenrevista.com.