Domingo 25 octubre 2020

Logo Central America Link

Austeridad gubernamental

Lunes 05 marzo, 2012


Juan De Dios Rojas
La Hora, Guatemala

Toda política administrativa implica un manejo ponderado y con honradez, del orden de austeridad; contrario al derroche a manos llenas. En caso referente al recién posesionado, urgen manejos bajo severa austeridad. Tras el destape de corrupción severa, del anterior, encontraron las arcas vacías. Imposible llevar a cabo cualquier obra física, solo con cáscaras de huevo.

Ha sido la reedición del mismo sistema cada cuatro años, cuando finaliza el período consistente en el cuatrienio por demás sabido. Golpes tremendos son tamaña cuestión, capaces del generamiento de marras entre la ciudadanía, siempre quien lleva la peor parte, invariablemente. Empero, lo mismo, vuelve al escenario la esperanza persistente a empezar de nuevo otra vez.

Por regla general al despegue del nuevo mandato, existen coincidencias de opinión que pugnan en el sentido que todo proyecto deberá sustentarse en medidas claras de austeridad acrisolada. Imagen orientada a la popularidad bien ganada, será demostrar fielmente que el manejo tiene membrete de honestidad en todos los pasos emprendidos en los diversos rumbos.

La ansiada Doña Austeridad, exige manos limpias, cuentas claras en el momento preciso. Desde proyectos faraónicos en la mira, hasta los simples trabajos, en respaldo de su prestigio. Dispuestos también a realizar estrictas fiscalizaciones, a modo de prueba rotunda de limpieza. Eso será una constante inamovible, el mejor sello de “cuentas claras y el chocolate espeso’’.

Austeridad, que resuena fuertemente; sin embargo no basta ello, amerita obligadamente demostrarlo al pie de la letra. Entre otras cosas, limitar demasiado acciones de publicidad y propaganda, mismas actividades generadoras de rechazo, suspicacias y desconfianza creciente. No será factible trastocar la realidad de vacas flacas por su oponente de vacas gordas.

Que el lujo inconveniente no se apodere del gobierno central y los restantes poderes del Estado. Tampoco de gastos ostentosos; sueldos y gastos de representación, dietas y viáticos propios de monarquías o de potencias económicas. Asimismo, evitar y evitar el harto como censurable hecho de colocar en puestos de alta categoría a nepotismo a miembros pertenecientes a su familia.

Provoca el consiguiente malestar e indignación que referidos exhiban en conjunto echar la casa por la ventana, otorgándole prebendas a quienes están en las alturas. Por ejemplo: el uso ilimitado de gasolina, teléfonos y libre citas médicas, exámenes de laboratorio, inclusive un enjambre de medicamentos de precios exorbitantes. Que de verdad, sea el cambio.

Leer más...