Oportunidades

Bogotá, El Salvador y Panamá pueden beneficiarse de un proyecto estancado en el aeropuerto de México

 
Lunes 29 Octubre, 2018
Enviar

Las operaciones aeroportuarias podrían crecer en Bogotá, El Salvador y Panamá, suponiendo que Andrés Manuel López Obrador, quien asumirá la presidencia de México el 1 de diciembre, suspenda a Texcoco, el nuevo aeropuerto propuesto por la Ciudad de México.

Con un tráfico anual de hasta 125 millones, Texcoco competiría por los vuelos que conectan a América Latina con América del Norte, Europa y Asia.

Pero las preocupaciones sobre un costo de al menos $14 mil millones y el impacto ambiental de una instalación de seis pistas podrían detener el proyecto.

Avianca de Colombia es el principal usuario del aeropuerto El Dorado de Bogotá y del aeropuerto Monseñor Romero en El Salvador.

El Tocumen Internacional de Panamá, el aeropuerto latinoamericano con el mayor número de conexiones, es el centro de Copa Airlines.

Habría complicaciones involucradas en la terminación del proyecto de Texcoco, incluido el costo de la terminación de los contratos para trabajos preliminares, diseño y estudios de factibilidad.

Por otro lado, casi las tres cuartas partes de un total de 1.1 millones de personas que respondieron a una consulta pública realizada la semana pasada, preferirían ampliar las operaciones de aviación civil en Santa Lucía, una base aérea militar en el noroeste de la Ciudad de México, que continuar con Texcoco.

La consulta fue encargada por la coalición, que en julio pasado ganó la presidencia de México y ambas cámaras del Congreso.