Domingo 26 mayo 2019

Logo Central America Link

Brasas impostergables

Martes 08 noviembre, 2011


Franco Martínez Mont
Prensa Libre, Guatemala

El recién electo presidente de la República de Guatemala, luego de la resaca de triunfalismo político —distrito metropolitano y central como bastiones electorales— y más allá de la designación de funcionarios que conformarán su Gabinete de Gobierno, debe enfocar una especial atención a cuatro brasas impostergables de envergadura nacional/internacional y de corte estructural que deben atenderse prontamente, verbigracia: 1) redefinición de una reforma fiscal integral, 2) consolidar la institucionalidad de seguridad, justicia y derechos humanos,3) rol de Guatemala en el seno del Consejo de Seguridad de las Naciones Unidas y 4) acciones gubernamentales en gestión del riesgo, cambio climático y calentamiento global.

El primero se refiere a la inminente política de financiar racionalmente los presupuestos públicos —actualmente se agudizó el endeudamiento externo— para ampliar la base tributaria del país y proveer los bienes y servicios públicos que son vitales para el desarrollo humano —salud, educación y empleo— ahora más que nunca luego de la implementación de los programas sociales, combatir frontalmente el contrabando, incrementar el ISR y engrosar las regalías de la industria minera.

El segundo hace alusión a revalorizar la vida humana, dignificarla y comprenderla como el baluarte fundamental de la sociedad guatemalteca, propiciando con ello una asignación presupuestaria fuerte, pero fiscalizable a las entidades de este sector esencial —MP, Mingob, Mindef, Inacif, OJ y PDH—, que no solamente generan certeza jurídica para inversión nacional y extranjera directa, sino también contribuyen considerablemente a mitigar las crisis de ingobernabilidad, impunidad, corrupción, narcotráfico y criminalidad.

El tercero constituye un desafío fuerte y precedente histórico para el país, ya que ocupar un escaño temporal en el máximo órgano supranacional, supone que Guatemala, por fin, formule una política exterior congruente con la suma de intereses nacionales, aprovechando esa plataforma de cabildeo para atraer capitales inversionistas en servicios, ecoturismo y compra de materias primas, además de fortalecer relaciones comerciales, diplomáticas y militares con potencias emergentes —Brasil, China, India, Rusia, Sudáfrica y Pakistán—, ampliando su abanico de socios comerciales estratégicos y no depender de los bloques geoeconómicos ahora en crisis —Estados Unidos y eurozona—. Asimismo, es una oportunidad global para mejorar su credibilidad ante la comunidad internacional en materia de derechos humanos.

El cuarto hace hincapié en la atención vital —más que una boga mundial— en las medidas para gestionar efectivamente el riesgo, agua y saneamiento ambiental, ya que su indiferencia pública produce conatos de inestabilidad política, derroche de capital financiero —infraestructura vial— y clientelismo, crisis agroalimentaria y agotamiento de los recursos naturales no renovables —petróleo, agua subterránea y gas natural—, donde es imprescindible la coordinación interinstitucional del Gobierno y la corresponsabilidad democrática de la iniciativa privada y sociedad civil.

Leer más...