Miércoles 20 noviembre 2019

Logo Central America Link

Cálculo equivocado

Jueves 09 febrero, 2012


Sergio Muñoz Bata
La Prensa Gráfica, El Salvador

Quienes abogan por legalizar la droga para acabar con el financiamiento a los violentos ignoran el éxito de la diversificación empresarial de los carteles.

La reciente declaración del presidente Juan Manuel Santos afirmando que como presidente de Colombia favorecería la despenalización de las drogas “si el mundo entero” la adoptara, resume a la perfección la paradoja que encierra el asunto. Al condicionar la legalización a un acuerdo mundial, Santos propone lo imposible, al menos, al corto y mediano plazo. No hay posibilidad de que el mundo entero se ponga de acuerdo en el tema de la legalización de aquí a que Santos termine su primer periodo presidencial o su segundo, si es que compite por él y lo gana.

Entiendo por qué el presidente Santos plantea así el tema de la legalización. Como lúcidamente ha escrito el salvadoreño Joaquín Villalobos, esta “requiere un acuerdo simultáneo con los países consumidores. Sin la participación de Estados Unidos y Europa una estrategia de este tipo, aplicada en México o Colombia, por ejemplo, sería un suicidio para la seguridad de estos países”. Y esto es así porque se produce más droga que la que se consume en el mundo y su legalización en un país o dos abarataría su costo y se agravaría la lucha entre los carteles por el negocio de exportación de drogas a los países en los que no están legalizadas. Con su atrevida declaración, hecha durante una conversación con los escritores Carlos Fuentes y Sergio Ramírez durante el Hay Festival en Cartagena, Colombia, a fines de enero, Santos se une al coro de expresidentes, políticos, intelectuales y ciudadanos que piensan que el combate al narcotráfico ha tenido un costo inaceptable en América Latina y abogan por debatir alternativas a la prohibición del uso de drogas.

En el Conversatorio, Santos reconoció que a pesar de las numerosas victorias del gobierno colombiano en la lucha contra los carteles del narcotráfico “esta política en el fondo está equivocada”, entre otras causas “porque el narcotráfico alimenta y financia todos los grupos violentos ilegales”. El argumento de Santos no es nuevo. Ramírez, por ejemplo, ha escrito que “la despenalización significaría sacarle el agua al pez venenoso que es el narcotráfico”. La frase es muy afortunada, como casi todo lo que escribe el nicaragüense, pero el argumento es débil porque las actividades de los carteles de la droga se han diversificado tanto que sus actividades delictivas ya no dependen exclusivamente del ingreso por el tráfico de drogas.

En México, Colombia, El Salvador, Honduras, Venezuela y otros países de América Latina y del resto del mundo, los narcos se han convertido en “señores feudales” que controlan territorios en los que han establecido gobiernos de facto, donde recaudan impuestos o tributos y desde donde se organizan para secuestrar y extorsionar en sus zonas de influencia.

Leer más...