Viernes 18 junio 2021

Logo Central America Link

Calidad educativa y equidad

Viernes 05 noviembre, 2010


Carol Zardetto
El Periódico, Guatemala
 
En fecha reciente se publicó una noticia sobre el resultado de las pruebas nacionales, el 98 por ciento no alcanza el nivel en matemática y 93 por ciento en lectura. Ello incluye a instituciones educativas públicas y privadas, así como urbanas y rurales. Las diferencias entre las categorías existen, más no son dramáticamente significativas. 
 
De una u otra manera, las cosas andan mal y, lejos de buscar una justificación, lo que procede es considerar la importancia del problema, pues un sistema educativo eficiente es quizá la infraestructura más importante con la que puede contar un país en desarrollo.
 
Guatemala es una país con una profunda inequidad social. Para demostrarlo basta con analizar los informes de desarrollo humano: desnutrición, pobreza, esperanza de vida al nacer, educación… en todo nos ubicamos como lo que somos: un país con amplias desigualdades. Este problema viejo y escabroso se ha pretendido resolver de maneras diversas, inclusive por la vía del sangriento y cruel conflicto armado interno que duró más de 3 décadas.
 
Al suscribir los Acuerdos de Paz, el Estado de Guatemala se comprometió a impulsar una reforma educativa que implicaba dos cuestiones fundamentales: cobertura total (para hacer realidad el precepto constitucional de educación obligatoria y gratuita para todos) y calidad educativa. Sin la primera no se garantiza el acceso y sin la segunda, la educación es una promesa vacía. La reforma educativa se escogió como la vía para resolver la inequidad.
 
Poner la esperanza en la educación a través de la reforma educativa fue un acuerdo de Nación extremadamente importante, pero al cual la propia ciudadanía no le ha dado el necesario respaldo. Pocos han podido visualizar el impacto transformador que podría tener un cambio radical del proceso educativo en nuestro país. El tema de la educación no tiene réditos para los políticos. La gente no demanda una educación de calidad y siempre está presta a defender a los alumnos frente a las “exigencias” que buscan mejorar el nivel educativo.