Lunes 16 septiembre 2019

Logo Central America Link

Cancillería: Banana Republic

Miércoles 22 febrero, 2012


Julio Ligorría Carballido
Prensa Libre, Guatemala

Un poco más que asom-brado leía la semana pasada una entrevista hecha por el diario elPeriódico al ministro de Relaciones Exteriores, Harold Caballeros, quien expresó algunos conceptos que me parecen no convenientes para Guatemala. Tan solo quiero pensar en lo que queda después de esa publicación a la luz de lo que creo, debería ser el trabajo del Gobierno -no solo el de Caballeros- en materia de diplomacia en un mundo como el actual. Mi atención se volcó al comentario del canciller cuando dice que ha pasado el momento para abrir relaciones diplomáticas con China Continental, y que en todo caso, le conviene más a Guatemala buscar la conexión con el gigante asiático vía Taiwán. Señaló Caballeros que dado el tamaño del mercado de China Continental, los países suelen participar en total desigualdad y poco o ningún beneficio pueden recoger en el intercambio político y comercial con esa nación. Con respeto, me permito señalar que desde esa óptica entonces no deberíamos tener relaciones con EE. UU., ni con la India, ni con Brasil, para citar tres ejemplos.

En estos tiempos, la diplomacia de todas las naciones democráticas y libres del mundo procura sumar relaciones comerciales abiertas con tantos países como sus intereses lo demanden. Negarse a intentarlo ha sido causa de aislamiento, y se considera que cuando algo así ocurre es cuando hay intereses políticos para hacer presión o daño. El caso de Cuba y Estados Unidos es un buen ejemplo, que ha sido validado por la estrategia diplomática de Venezuela con los mismos Estados Unidos y sus aliados. En otro sentido, el manejo que hacen otros países pequeños de sus relaciones con naciones grandes e influyentes también confirma —por contraste— y define otra realidad: mientras más aliados se tenga, mejor puede resultar la gestión internacional.

Por eso es que no me suena tan congruente con la diplomacia moderna la idea del canciller cuando expresa que “ha pasado el tiempo para abrir relaciones formales con China”. El mercado más grande del mundo es una oportunidad que no se tiene en este momento; pero además de eso, la situación actual entre Taiwán y Pekín es de gran cercanía entre ellos. Por lo tanto, si las declaraciones están sustentadas en la idea de no lastimar a uno de los aliados políticos tradicionales de Guatemala en los últimos años —Taiwán— el argumento está fuera de foco y lo está, porque si de deudas se trata en esa relación, Taiwán ha sido un buen amigo, pero Guatemala ha sido un excelente aliado. Pienso que los tiempos de república bananera donde se extendía la mano para la dádiva deben ser superados.

Como todos sabemos, nuestro país ocupa un puesto temporal en el Consejo de Seguridad de la ONU, donde China es miembro permanente. Es mi humilde opinión que en todo caso el señor canciller debió haber evadido el tema, pues como decían nuestros abuelos “el mundo da vueltas” y es innecesario cerrar puertas.

Leer más...