Martes 3 agosto 2021

Logo Central America Link

Cancún hacia adentro

Miércoles 18 junio, 2014


 

José Luis Tapia

Yo vengo de todas partes y hacia todas partes voy”. Esta frase está grabada en una escultura vertical que marca la entrada al paseo Kukulkán, que conecta el pueblo con la zona hotelera. No, no es una frase que se refiera al flujo de más de 11 millones de turistas que lo visitan por año, sino más bien a quienes llegaron para hacer o rehacer su vida. No hay persona mayor de 40 años que haya nacido aquí. Fundada en 1970 con el objetivo de impulsar la industria turística en México, Cancún pronto se pobló con gente de otros estados. Los primeros en llegar fueron los de entidades cercanas, como Yucatán.

Manuela Uch nació en Valladolid, Yucatán. En 1975 migró a la recién parida Cancún, junto con Sergio Herrera, su esposo, quien encontró trabajo como barman de uno de los nuevos hoteles. 15 años después, con los ahorros de él y la sazón de ella, fundaron El Pocito, un pequeño restaurante ubicado en una zona que ninguna guía turística se atrevería a mencionar, simplemente por estar situado en un barrio de clase trabajadora, rodeado de talleres mecánicos, con un table dance de mala pinta, y tráfico. En fin, lejos del mar y la arena.

Doña Manuela, vestida con su huipil tradicional, el mismo que usan las meseras de El Pocito, recuerda que, cuando comenzó, la zona donde se instalaron era algo así como la última frontera de la ciudad. Hoy el urbanismo la ha rebasado. Pero con los años, así como creció Cancún, creció su fama. En diversos blogs de viaje se hace referencia a su lugar, cuyo diseño obedece al patrón de construcción de su pueblo de origen: cuatro paredes blancas y un techo de ramas de Guano, con una abertura triangular en cada lado (norte y sur) que permiten que el viento circule en caso de huracán (así sobrevivió al Wilma en 2005).

La especialidad es la comida yucateca, la misma que inunda todo Cancún, pero que aquí se disfruta como si se estuviera en casa. Llega gente de Francia, Estados Unidos, Canadá. Artistas que filman o pasean.

Futbolistas del equipo profesional local. Aventureros cansados del bullicio y las grandes cadenas de comida chatarra. Eso de que aquí se come como en casa, es literal para Manuela. De acuerdo con la tradición de Valladolid, los lunes se sirve frijol con puerco; los martes, puchero (pollo, puerco y res en caldo con fideos); los miércoles, mechado (pavo y cerdo en caldo con almendras y especias); los jueves pollo en escabeche, y los viernes, pollo pibil. Para acompañar siempre hay papatzules, salbutes y su internacionalmente reconocido queso relleno.

Además de la comida yucateca, es posible encontrar por diversos sitios de la ciudad pozole de Guerrero, carnitas de Michoacán, barbacoa de Hidalgo, birria de Jalisco y tacos de todo tipo, es decir, todo la variedad y sabor de un México no incluido en un all inclusive.

El cronista de la ciudad, Fernando Martí, dice que a los tres días de sol y hotel los turistas deciden salir a explorar. Bueno, pues el centro amerita un día entero. La Avenida Nader, la primera calle de Cancún, es un interesante caleidoscopio de construcciones que hablan del espíritu multicultural de la urbe: es posible observar desde casas tipo iglú hasta fachadas de edificios con rasgos arábigos, además de restaurantes y cafés de todo tipo que son un pretexto único para hidratarse o hacer una parada en medio del calor. O el parque Nader, una miniselva dentro del concreto, ideal para tomar un agua fresca de maracuyá u horchata.

Del otro lado de la avenida Tulum, basta caminar unos metros para encontrarse con una parte más alternativa. Por las noches, el andador Tulipanes se transforma y además de tener un par de lugares para comer y ‘echar chela’, un restaurante italiano y el club de jazz Roots, sirve como conexión con el que los cancunenses consideran el centro de su ciudad: la plaza Las Palapas. Allí, además de un teatro al aire libre, se encuentran todo tipo de antojitos y postres –las marquesitas, originarias de Mérida, también del mentado Yucatán, son una obligación si se cruza por aquí–. Este es el punto de reunión familiar por excelencia, “a donde llegan los turistas que quieren ir a donde está lo diferente”, insiste Martí, quien aunque alerta sobre cierto deterioro de la zona, reconoce que al visitarla la promesa será, siempre, encontrar algo más auténtico que los shows de plástico de los hoteles.

En la maleta de regreso
La virgen de Guadalupe: ícono religioso mexicano en estampitas, cuadros o dijes.
Joyería en plata: hermosos aretes, collares y pulseras a precios cómodos.
Artesanías en cerámica: se caracterizan por su colorido. Las figuras más destacadas son las calaveras y los mariachis.
Ají habanero: una de las variedades de chile más picante del mundo.
Dulces: los más comunes son los de tamarindo y chile.

Glosario
Cuatro frases básicas en Maya:
Bix a k’aaba’?
¿Cómo te llamas?
Ma’alob k’iin
Buenos días
Muuchxiimbal
Caminemos juntos
Tak saamal
Hasta mañana

Dónde Dormir
1. Hostal Quetzal:
Uno de los mejores hostales de la ciudad, con varios premios internacionales. Está cercano a Las Palapas, rodeado de opciones económicas de comida y entretenimiento. Quetzal-hostel.com

2. Hotel Xbalamque
Su fachada es un enorme mural con motivos mayas. Una opción distinta en la ciudad, pues además de su decoración ofrece distintas terapias tradicionales mexicanas, como el baño de temazcal o masaje con hierbas medicinales. Xbalamque.com

3. Hotel Radisson / Hacienda Cancún
Es la opción de mayor nivel dentro del Cancún tradicional.
Está al final de la Avenida Nader, y rodeado por una atractiva y segura zona residencial. A pie se puede llegar a cualquier parte del centro. Radisson.com

Dónde comer
4. El Pocito
Vale la pena adentrarse en esta vivienda estilo maya para sentarse a comer como en casa. Imperdible cualquier presentación de la cochinita pibil, pero más aún su queso relleno. Calle 31, Lote 23, Súper Manzana m. 63.

5. El Rincón del Vino
Una opción diferente en una de las zonas más atractivas de la ciudad: la Avenida Nader. Ideal para cenas románticas después de una caminata diurna. Elrincondelvino.com.mx

6. Los Almendros
El mejor restaurante de comida yucateca de Yucatán, ahora en Cancún. Restaurantelosalmendros.com.mx

Dónde divertirse
7. Parque urbano Kabah
Su nombre significa mano dura en maya. Allí es posible ver distintas especies de aves en libertad, así como iguanas de gran tamaño y algunas tortugas y peces en los estanques naturales. Gran lugar para un picnic familiar o una buena sesión de caminata o trote.

8. Las Palapas
Recorrer el centro de la ciudad alrededor de este parque, tomar un agua fresca, alguna nieve (helado de agua) y caminar hacia la avenida Yaxchilán, y de ahí rumbo al Mercado 28, la mejor alternativa para comprar artesanías de todo México en un lugar cuya arquitectura asemeja a un pequeño poblado yucateco.

9. Avenida Yaxhilán
Sobre ella hay opciones de cantabares y taquerías, además de un par de restaurantes de comida mexicana con música de mariachi en vivo. A no más de cinco minutos de ahí, en auto, está la Plaza de Toros (en Av. Bonampak y Sayil), que tiene de todo menos corridas de toros: bares para comer, beber y bailar al ritmo de música de banda norteña, salsa o reggaetón. Cierran a las 3.00 a.m.

10. Compras
Frente a la Plaza de Toros está la nueva Plaza Malecón Américas, que es la extensión del Mall de las Américas, con tiendas de las mejores marcas, así como restaurantes y bares. Este sitio es la punta de lanza para el desarrollo de esta zona de la ciudad, con torres de departamentos y centros comerciales. Vale la pena visitarla.

Dinero
Un dólar estadounidense equivale, al cambio de mediados de junio, a 12,90 pesos mexicanos. Hay casas de cambio por todos lados. En la zona hotelera todo se rige por el dólar, no así en la ciudad, donde llevar pesos es necesario sobre todo si se quiere disfrutar de la gastronomía callejera.

Transporte Aeropuerto-Hotel- Centro
Además de los taxis privados que cobran 600 pesos (unos USD 55) para llevar a casi cualquier parte de la zona hotelera o el centro, existe la opción de un colectivo (yellow tranfers) por 180 pesos por persona, buena opción si se va solo o en pareja. Para ir al centro, es posible usar un autobús ADO por 52 pesos.

Cancún
En el Caribe mexicano se ubica uno de los destinos de playa más paradisíacos del mundo. Vuela con Avianca desde Bogotá y San Salvador, y vive una aventura única.

Resumen de la operación a CANCÚN

 

Viaje con Avianca
Millas que se acumulan hacia Cancún por trayecto en tarifa Promo para un nivel LifeMiles: saliendo de Bogotá desde 708 millas; y saliendo de San Salvador desde 263. Para consultar las millas que se acumulan desde cualquier otro destino consulte LifeMiles.com

Este y otros artículos de destinos puede encontrarlos en www.aviancaenrevista.com