Domingo 25 octubre 2020

Logo Central America Link

Centroamérica: ¿una nueva Somalia?

Lunes 05 marzo, 2012


Andrés Oppenheimer
La Prensa, Honduras

Cuando le pregunté al nuevo presidente de Guatemala, Otto Pérez Molina, en una entrevista días atrás si América Central se está convirtiendo en una región sumida en el caos y la violencia, como Somalia en Africa, hizo un gesto negativo con la cabeza y respondió que esa comparación es “exagerada”.

Poco antes, el 20 de febrero, el diario español El País había publicado un artículo del analista político salvadoreño y exjefe guerrillero Joaquín Villalobos, en el que afirmaba que Guatemala, El Salvador y Honduras corren un serio peligro de convertirse en “una Somalia latinoamericana”.

Entre sus argumentos se cuentan: Honduras y El Salvador ya son los dos países más violentos del mundo, con un índice anual de homicidios de 81 y 66 personas por cada 100,000 habitantes, respectivamente, según cifras de las Naciones Unidas. Guatemala no se queda muy atrás, con 41 homicidios anuales por cada 100,000 personas.

En comparación, el índice de homicidios en México es de 18 personas por cada 100,000 habitantes, y el de Estados Unidos y casi todos los países europeos es de 5 o menos por cada 100,000 habitantes.

“Centroamérica es un entramado de fallas sísmicas, ruta de drogas, paso de huracanes, agravios históricos, oligarquías insensibles que se resisten a pagar impuestos, polarización política irracional, Estados sin recursos, ausencia de riquezas naturales, pobreza extrema, corrupción elevada, pandillas salvajes, narcotraficantes poderosos y una clase política incapaz de mantener la cohesión social”, escribió Villalobos.

¿Acaso todo eso no es cierto?, le pregunté al presidente guatemalteco. Pérez Molina aceptó que algunos de esos hechos son innegables, pero agregó que confía en que las tasas de violencia en su país comenzarán a bajar “en seis meses o un año”.

Dijo que desde que asumió la presidencia el 14 de enero, ha lanzado campañas contra el crimen y contra la pobreza, y ha empezado a sostener conversaciones con sus colegas de El Salvador y Honduras para combatir conjuntamente el narcotráfico y las pandillas.

Al mismo tiempo, ha lanzado una campaña regional a largo plazo para despenalizar las drogas y cambiar el enfoque de la actual guerra contra las drogas, para poder dedicar más recursos a la educación y la reducción del uso de drogas en los países consumidores.

Pérez Molina me dijo que llevará su propuesta de despenalización a la Cumbre de las Américas que se realizará en Colombia el 14 de abril, a la que tienen previsto asistir el presidente Barack Obama y 33 jefes de estado del continente.

Leer más...