Domingo 25 agosto 2019

Logo Central America Link

Cerdos y vacas lecheras

Martes 07 septiembre, 2010


Gawie González
La Prensa, Panamá
 
La minería y el turismo me recuerdan la analogía del cerdo y la vaca: el criador de cerdos tiene que esperar hasta matar o vender el cerdo para ver los beneficios. El criador de vacas lecheras obtiene cada día las ganancias de su trabajo sin tener que matar la fuente de sus ingresos.
 
El cerdo es la minería, porque es un hecho que se destruyen recursos naturales para su desarrollo. Según datos suministrados por la multinacional minera más grande del mundo, en una mina productiva se necesitan 400 toneladas de tierra y 4 mil galones de agua para obtener una onza de oro. ¿Cuánta tierra se removerá para sacar 20 millones de onzas de oro después de 25 años de vida útil de una mina promedio? Si en Panamá hay 181 solicitudes de empresas por concesiones mineras que equivalen a un 44% del territorio nacional, estas cifras son relevantes.
 
El oro se cotizó hasta el 5 de septiembre de 2010 a $1,246 la onza. En 2000 su valor era de $255, el mayor incremento de precios ocurrió en 2008 y 2009 durante el clímax de la crisis económica mundial. El oro se ha convertido en una inversión segura por la debilidad del euro y el dólar. Por cierto, invertir en el campo es otra de las formas más seguras de inversión en tiempos de recesión económica.
 
La vaca lechera es el crecimiento sin precedentes del turismo en Panamá, la industria sin humo, se esperan 10 mil habitaciones en los próximos tres años y más de 2 mil millones de dólares en inversión. Cada habitación equivale a la generación de un empleo directo.
 
Con el desarrollo del turismo, mantenemos a la vaca saludable para obtener los beneficios; con el desarrollo de la minería, ocurre lo contrario y además limita el desarrollo del turismo como fuente de ingresos a las comunidades afectadas.