Jueves 16 julio 2020

Logo Central America Link

Ciclo de la oligarquía

Jueves 21 octubre, 2010


Demetrio Olaciregui Q.
La Estrella, Panamá
 
Fue Aristóteles (384 a. C. -322 a. C.) quien definió la oligarquía como una forma pervertida de gobierno, en la que una minoría compromete la democracia con el único fin de satisfacer su avaricia. ‘No hay que perder de vista que la oligarquía es una categoría política, no una categoría social.
 
No es oligarca todo miembro de una clase social y en particular no lo es todo miembro de la burguesía nacional’. Ese nuevo ciclo social debe ocupar el lugar preponderante en un proyecto de poder político, económico, cultural y moral. Y habilitar a los panameños para construir una economía nacional democrática, justa y plena de oportunidades para todos los ciudadanos en igualdad de condiciones.
 
Pero la amenaza de una facción minoritaria del poder económico que ha extendido su control hegemónico al poder político e impone un modelo particular de economía de mercado. Algo similar a la experiencia vivida en 1968 con un país atrapado por una oligarquía que prolongó las inequidades en la distribución de la riqueza nacional.
 
Esa facción oligárquica es la que controla actualmente el poder político y pretende intervenir lo económico, cultural y social para ‘embalsamar la pobreza a perpetuidad y convertir a los ciudadanos en mendicantes del favor público’. Mientras, simultáneamente, relanza su modelo conservador, a fin de continuar apropiándose, en forma inequitativa e inmoral, de una porción del patrimonio que pertenece a toda la Nación panameña.
 
Para legitimar ese proyecto, autoritario e intolerante, esa facción oligárquica, viola el ordenamiento jurídico, destruye la separación constitucional de los poderes y, sobre todo, envilece la democracia hasta dejarla irreconocible como forma de organización política. El ciclo oligárquico es incompatible con la democracia.