Viernes 25 septiembre 2020

Logo Central America Link

Colombia: Continuidad en suspenso

Lunes 05 mayo, 2014


Todavía parece probable que Juan Manuel Santos sea reelegido el 25 de mayo como presidente de Colombia, pero la brecha se está cerrando entre él y sus principales oponentes.

Con el apoyo del 23% de los votantes en abril pasado, Santos sigue siendo el candidato líder.

Pero se trata de cinco puntos menos que los números que obtuvo en una encuesta realizada en febrero pasado, y muy por debajo del 50% necesario para evitar una segunda vuelta electoral.

Mientras tanto, el candidato en segundo lugar, Oscar Zuluaga, casi duplicó su popularidad en el mismo período, llegando al 15%, según la encuesta publicada a finales de abril por Ipsos Napoleón Franco.

Zuluaga está respaldado por el ex presidente Álvaro Uribe.

Un tema importante en la campaña es cómo hacer frente a las FARC, el principal grupo rebelde de Colombia, mientras que los recientes disturbios en el sector agro se han sumado a los problemas de Santos.

Con respecto a las FARC, Santos solicitó el mes pasado una prórroga de las negociaciones de paz, con las que los rebeldes se desmilitarizarían y se convertirían en un partido político convencional.

Zuluaga, por su parte, volvería a una política establecida durante el mandato de Uribe, la de adoptar una línea dura con las FARC.

Uribe fue presidente entre 2002 y 2010.

Una opción para Santos es ofrecer el compartir las regalías de la explotación petrolera y de gas en la zona sur de Colombia, donde las FARC son más fuertes.

Con una mayor participación en el sector energético, las zonas controladas por las FARC podrían reemplazar la producción de cocaína, en la actualidad su principal fuente de ingresos.

Una cuestión fundamental es cómo cerrar la brecha, hasta que se inicie la producción petrolera y de gas en esa zona.

Las negociaciones de paz entre las FARC y el gobierno están programadas para terminar en junio, casi dos años después de haber iniciado en La Habana.

La caída de la popularidad de Santos además se debe al descontento entre los trabajadores agrícolas, incluidos los enfrentamientos con la policía el mes pasado, que provocaron las muerte de unas 20 personas.

Sin varios programas de apoyo, no se puede competir con las importaciones de varios países, con los cuales Colombia tiene acuerdos de libre comercio, aseguran los representantes del sector agro.