Miércoles 18 septiembre 2019

Logo Central America Link

Comer: Un derecho, no un privilegio

Miércoles 09 junio, 2010


Carlos Miguélez Monroy
La Estrella, Panamá

Los gobiernos ceden por miedo a que el capital huya y a que quiebren. Esta desregulación desemboca en un creciente poder de los grandes proveedores, que imponen las condiciones del mercado. Los pequeños proveedores y productores se alejan cada vez más del consumidor y encuentran cada vez menos posibles compradores. Un fenómeno conocido como ‘Walmartización’ en México.

Se ha llegado a argumentar que el consumidor se beneficia de estos modelos de superproducción, pues los precios finales bajan como resultado del abaratamiento de los costes de producción. Entre esos costes están la quiebra de medianas y pequeñas empresas, la ruina de millones de campesinos, forzados a emigrar, así como la reducción del sueldo real y del poder adquisitivo de las personas.

Los modelos de superproducción alimentaria a costa de los más débiles encuentran su base ‘filosófica’ en la ley negativa que inspira el neoliberalismo.

Como la función de la ley es ‘determinar lo que está prohibido’, la libertad se reduce a una simple ausencia de restricciones, no en un quehacer de responsabilidad y ética. Aquí no tienen cabida el bien común, el interés general y la justicia social. De ahí que algunos sostengan que si uno puede comer, los demás también, pues nada lo prohíbe. La otra cara de la moneda está en la libertad de morirse de hambre. Para poder comer, se necesita poder adquisitivo y, sobre todo, alimentos.

Leer más…