Jueves 17 junio 2021

Logo Central America Link

Cómo ganar y perder un contrato de $3.7 mil millones en cinco días

Jueves 20 noviembre, 2014


 

El 20 de octubre, el gobierno mexicano canceló un contrato para un tren de alta velocidad que había otorgado cinco días antes.

El proceso debe ser transparente, al tiempo que los potenciales postores cuenten con el tiempo adecuado para presentar las ofertas, dijo el gobierno, que no explicó por qué el proceso original no se ajustó a esas normas.

Al final, varios factores coincidieron en la cancelación de un tren de bala de $3.7 mil millones entre Ciudad de México y Querétaro, que iba a ser construido por un consorcio liderado por China Railway Construction Corporation (solo en inglés), y que incluye a las empresas locales Prodemex , Grupo GIA, Constructora Teya y GHP Infraestructura Mexicana.

El gobierno tuvo que moverse rápidamente en el proyecto, debido a que un corredor ferroviario eficiente es una prioridad, dijo el ministro de Transporte, Gerardo Ruiz Esparza.

Pero las principales empresas locales que operan en este sector, incluyendo Alstom, Bombardier (solo inglés) y Siemens, se negaron a presentar ofertas, a menos que el gobierno les permitiera lo que ellos consideraban un plazo razonable -un adicional de 120 a 180 días- para preparar las ofertas.

El Ministerio de Transporte anunció la licitación para el 30 de julio, permitiendo sólo 45 días para presentar ofertas.

Además, el anuncio del ganador llegó en un momento de malestar generalizado, a raíz de la desaparición de 43 estudiantes en el Estado de Guerrero el mes anterior.

Luego fue la noticia de que la casa del presidente Enrique Peña -de un valor de $7 millones- había sido construida por una compañía que era parte de la oferta del consorcio ganador.

La casa todavía está registrada a nombre de Grupo Higa, que además es vinculado al Partido Revolucionario Institucional de Peña, según los medios locales.

El Ministerio de Transporte anunció la semana pasada que un nuevo concurso se dará a conocer a finales de noviembre.

Las empresas interesadas tendrán seis meses para presentar sus ofertas.

Se espera que la línea de ferrocarril de 210 kilómetros de longitud conectará la ciudad de México con el centro industrial de Querétaro, a una velocidad de cerca de 200 kilómetros por hora, algo sin precedentes en América Latina.

El tren transportará unos 23 mil pasajeros por día y creará 60 mil puestos de trabajo durante la fase de construcción, dijo el Ministerio.