Domingo 19 mayo 2019

Logo Central America Link

Cómo no malinterpretar a Estados Unidos

Lunes 15 agosto, 2011


Moisés Naím
Elsalvador.com, El Salvador

En estos días es demasiado fácil concluir que EE.UU. es un desastre y que no podrá seguir siendo el país más poderoso del mundo. Para quienes aún tenían dudas sobre la supremacía estadounidense, el vergonzoso proceso de negociación sobre el límite de la deuda fue la confirmación final: la superpotencia está en caída libre. Y, por supuesto, el hundimiento de la Bolsa de Valores y la posibilidad de que la economía esté entrando de nuevo en recesión no son sino manifestaciones adicionales de la imparable debacle americana.

Esta conclusión es errada. Primero: Wall Street, el Pentágono, Hollywood, Silicon Valley, las universidades y otras fuentes siguen sólidas. La Bolsa ha caído y habrá recortes presupuestarios que afectarán pero aún así, la actual ventaja de EE.UU. sobre sus rivales es tan enorme que esos recortes no lo desplazarán del primer lugar. Segundo: El poder absoluto no importa. Lo que importa es el poder relativo respecto a los rivales. Aunque EE.UU. pueda estar declinando en poder absoluto, sus competidores también tienen problemas y se enfrentan a difíciles amenazas internas y externas, políticas y económicas.

Tercero: La demografía. En casi todos los países ricos la población crece muy lentamente o disminuye. En EE.UU. aumenta. Además, continúa siendo el polo de atracción de talento más poderoso del mundo. Cuarto: Cuando el mundo entra en pánico financiero y los inversionistas buscan un refugio seguro para sus ahorros, ¿adónde se dirigen? A EE.UU. 

Leer más…