Viernes 19 julio 2019

Logo Central America Link

Conatel ignora las telecomunicaciones

Lunes 31 octubre, 2011


Recientemente estuve de visita en Panamá y Costa Rica, dos de los más importantes países de Centroamérica que colman las inversiones en la región. Zelmar Rodríguez Crespo, administradora de la Autoridad Nacional de Servicios Públicos de Panamá, y Maryleana Méndez, presidenta de la Superintendencia de Telecomunicaciones de Costa Rica, tienen un punto en común: saben que las telecomunicaciones no son un medio pro fin del Gobierno de turno. Son claves para el progreso sostenido de sus países.

En Costa Rica, Méndez sortea el inevitable clima de presión que existe en el país previo al ingreso de las dos gigantes operadoras de Latinoamérica: América Móvil, con su marca Claro, y Telefónica con Movistar.

Trata de mantener un clima de equilibrio ante los señalamientos de una supuesta imparcialidad del ente regulador a favor de la operadora estatal ICE, incumnente tico que verá reducir su mercado por la llegada de la competencia.

En Panamá, Rodríguez tiene otra responsabilidad. Debe convencer al consumidor de que el regulador panameño no está condicionado por las inmensas inversiones realizadas por las cuatro operadoras que compiten en uno de los mercados más avanzados de América Latina. Panamá, tiene hoy día uno de los despliegues más modernos de la región con redes HSPA+ en sus principales ciudades.

Una posición que choca contundentemente con la postura del regulador venezolano. Conatel está en deuda y no intenta salir del mote de fiscal del espectro radioeléctrico dedicado más a controlar y vigilar los contenidos de los canales de televisión que a generar o recuperar el clima de sano crecimiento que experimentó hasta hace 6 años el sector de telecomunicaciones.

Poco o nada nos dice Conatel cuando divulga que Venezuela tiene 30 trimestres consecutivos de crecimiento. El mercado crece, pero por necesidad; sostenimiento de las operaciones y mantenimiento de alguna oferta lo suficientemente atractiva para el consumidor.

Mientras en Panamá y Costa Rica se exhiben equipos de última tecnología como los Xperia Play, Galaxy SII y se garantiza la colocación de equipos de última generación como el Motorola Atrix entre otros, en Venezuela las operadoras deben sortear y esperar el ritmo que ponga el Gobierno para colocar equipos de última tecnología.

El mercado nacional se cierra, y no sólo en la oferta. Las redes y las adecuaciones necesarias para colocar tecnologías de próxima generación se estancan. Esto se observa cuando se compara la velocidad de la red de nuestras operadoras con las que se instalan en los dos países ya mencionados.

Esto pasa porque nuestras operadoras están invirtiendo los escasos dólares que les otorgan para mantener medianamente eficientes sus redes actuales. Las expansiones y mejoras de velocidad parecieran ser temas postergados.

Fuente: Entorno inteligente