Lunes 14 octubre 2019

Logo Central America Link

Continuidad y continuismo

Martes 08 febrero, 2011


Onofre Guevara López 
El Nuevo Diario, Nicaragua

Es normal que en los partidos políticos se note unidad entre el discurso oficial que expresan sus jefes y el discurso que, como un eco, repiten sus partidarios. Esa unidad, sin embargo, no refleja sus respectivos intereses económicos y sociales, ni tienen iguales formas de expresión, las cuales, a su vez, revelan desigualdad cultural.

Además de esta diferencia, cada uno recibe el estímulo de sus propias condiciones materiales de vida, y la percepción que cada grupo tiene sobre un mismo asunto –más la elaboración ideológica que cada quien le hace—, impiden que lo interpreten y lo sientan de la misma manera.

No es raro, entonces, que entre ellos haya contradicciones, aunque no siempre afloran hacia el público. Para Daniel Ortega y su grupo más cercano, la continuidad no representa lo mismo que para sus partidarios de las bases. Todos están por la reelección, pero la reelección no significa  continuidad para todos.

Comencemos por el hecho de que las primeras víctimas de las ambiciones reeleccionistas de Ortega han sido sus propios compañeros de partido. Los que por capacidad, aptitud, idoneidad, legítima aspiración y derecho han querido ser candidatos a la presidencia de la república por el que fue FSLN. (Ahora, la anulación de los cuadros es total). ¿Por qué? Porque han pretendido la continuidad de las reformas revolucionarias en democracia, y a Daniel sólo le interesa el continuismo de su poder personal autoritario. Aquí resalta la diferencia práctica entre continuidad y continuismo. 

Leer más…