Jueves 17 junio 2021

Logo Central America Link

Crece demanda para cacao latinoamericano

Jueves 06 noviembre, 2014


Se trata de un beneficio que nadie quiere, pero una mala noticia para África podría ser buena para América Latina; y es que el virus del ébola está provocando que varios compradores analicen la compra de cacao de la República Dominicana, México y Colombia, entre otros países.

Además, los precios del cacao han aumentado un 8 por ciento este año a $3.000 por tonelada, en parte debido a la especulación de que el brote de ébola en Sierra Leona, Liberia y Guinea podría extenderse a Costa de Marfil y Ghana, que en conjunto representan el 59 por ciento de la producción total del grano en el mundo.

Brasil, Ecuador, Perú y Venezuela también exportan cantidades significativas de cacao.

El grano colombiano ya ha experimentado un aumento de la demanda, sobre todo en Europa, que busca cacao de alta calidad con certificaciones internacionales, en particular de los productores calificados como social y ambientalmente responsables, de acuerdo con la agencia de promoción de las exportaciones del país, Proexport.

Colombia, que ha identificado posibles mercados en Alemania, Bélgica, España, Francia, Italia, Reino Unido, y Suiza, se considera un proveedor de cacao fino por la Organización Internacional del Cacao (solo en inglés).

México por su parte representa solo el 2 por ciento de la producción total de cacao, pero cuenta con las condiciones de clima y suelo para ser un productor importante.

Cada país centroamericano produce cacao en pequeñas cantidades, pero con potencial de crecimiento.

En Nicaragua, el cacao casi iguala las exportaciones de café, mientras que en Honduras, la Agencia Suiza para el Desarrollo y la Cooperación (solo en inglés) está ayudando a poner en marcha un proyecto destinado a ayudar a los puestos de trabajo relacionadas con el cacao a crecer en un 20 por ciento.

Una de las ventajas de la producción de cacao es que las plantas son inmunes a las enfermedades como el hongo de la roya, que el año pasado afectó a casi la mitad de la cosecha de café en los tres países del norte de América Central.