Jueves 22 agosto 2019

Logo Central America Link

Creciente inflación y sus efectos sobre el bienestar de la población

Miércoles 23 noviembre, 2011


Juan Jované
Panamá América, Panamá

En medio de un entorno internacional signado por las tendencias recesivas, que algunos piensan puede desembocar en la deflación, la economía panameña se enfrenta a un persistente y acelerado proceso inflacionario. Es así que de acuerdo a las cifras del INEC el incremento del índice de precios al consumidor urbano habría mostrado para octubre una inflación anual acumulada del 5.2%.. Se trata, de acuerdo a la misma fuente, de un proceso que afecta más intensamente a los distritos de Panamá y San Miguelito, en los que la inflación acumulada a octubre alcanzó al 6.0%, destacándose un incremento en los precios de los bienes alimenticios del 7.0%; del 11.7% en el costo del transporte y del 16.1% en el de los combustibles. Este es un fenómeno que genera graves consecuencias en términos del bienestar de la población panameña.

Si, junto a los datos presentados, se tiene en consideración que, de acuerdo al MEF, la canasta básica alimenticia habría alcanzado en septiembre un costo de B/ 297.13, que significó un incremento anual de la misma del 6.3%, resulta lógico pensar que el proceso inflacionario se sigue expresando en un deterioro de las condiciones de inseguridad alimentaria a que se ven sometidos los sectores más empobrecidos del país. Este efecto es más claro si se tiene en cuenta que la canasta del MEF está construida para una hipotética familia de apenas 3.84 personas, que está lejos de reflejar la realidad de los núcleos familiares de menor capacidad adquisitiva. El impacto inflacionario también se hace más evidente si se compara la situación actual con la de septiembre de 2006 (año en que se inició el episodio inflacionario) concluyéndose que la canasta básica alimenticia ha sufrido un incremento de costo del 44.6%.

El proceso inflacionario visto en su nivel actual no solo está afectando el costo de los alimentos, sino prácticamente a todo el conjunto de la canasta de bienes y servicios comprendida en el índice de precios al consumidor, impactando seriamente a los sectores medios de la sociedad. Es así que tomando en cuenta solo la inflación de los últimos doce meses se puede concluir que la misma, en ausencia de un incremento compensatorio de los ingresos, es capaz de restarle cerca de 559.5 millones de balboas al consumo anual de la población panameña. Se trata de un fenómeno que, junto a otros, ha llevado a un incremento del endeudamiento para el consumo, el cual en el caso del crédito bancario alcanza al 65.5% del total de las remuneraciones anuales de los asalariados.

Frente a estos hechos, desgraciadamente, el gobierno de turno carece de cualquier atisbo de política para la protección de los consumidores, mientras que los trabajadores organizados, enfrascados en la negociación del salario mínimo, no han insistido a tiempo en la importancia de un incremento general de los salarios y el control de precios. Incluso algunos organismos que se consideran vinculados a la lucha de los sectores populares, pese a ser advertidos del problema, parecen haber olvidado la prioridad del tema. Retomar la problemática es imperioso.

Leer más...